La tecnologización del amor…

Hoy es un dia que se ha dado en llamar “del amor y de la amistad”. Por ello, hay una cantidad de tradiciones, que de buena o mala manera, o de alguna manera la mayoria debemos cumplir. En mi caso, consistió en invitar a mi esposa a cenar. Ahora bien, no crea el lector de estas líneas que me dedicaré a relatarle los detalles de la ocasión. No, a lo que me quiero referir es a lo impresionante que me resulta ser parte de una generación que está viendo unos cambios tan abruptos en la forma de vivir esos momentos que he identificado como tradicionales.

Hace unos 24 años, tuve la oportunidad de ir a Miami con mi familia. Recuerdo que para ese entonces, algun amigo de mi papá le encargó nada mas y nada menos que un teléfono inalámbrico. Menudo encargo. Recuerdo (casi como si fuera ayer) como fuimos a varias tiendas de artículos electrónicos a buscar el encargo. Para ese entonces, estaba de moda la película “El Imperio Contraataca” (para que se hagan una idea de la época, que tampoco fué hace siglos), y en casi todos lados habia artículos relacionados con la misma. Pues bien, al final, me imagino que en base al dinero que le darían a mi papá (era la epoca del 4,30, asi que no importaba mucho eso), mi papá escogió el modelo mas moderno de la epoca. Cuando regresamos, fuimos a entregarselo al amigo de mi papa, pero realmente no se por que razon, pero lo cierto es que no lo quiso, y (para mi alegría) nos lo quedamos nosotros. Pues bien, dicho teléfono inalámbrico pesaba como un ladrillo. Tenia una antena tipo periscopio de no menos de 1,5 mts (lo recuerdo clarito, pues en algunos momentos la utilizaba como “espada láser”); y para que funcionara en toda la casa, habia que instalar unas antenas externas!!!!!! con las cuales se podia uno alejar de la base no mas de 2 o 3 metros. La cuestion es que las entenas nunca se instalaron. Aun hoy en dia he visto algunas por ahi rodando, y puedo asegurarles que para esa epoca no me hizo falta que me compraran ningun tipo de espada de juguete, ya que tenia 6 espadas “láser”, sin contar con la del teléfono propiamente dicho.
Luego de ese episodio, recuerdo cuando por primera vez hubo un teléfono celular en la casa. Era de los que se llamaban “ladrillos”. Una maravilla. Mi papá andaba orgulloso doblado por la calle debido al peso que cargaba en la cintura. Mi mamá casi llegó a parecerse a Schwarzenegger de tanto cargarlo para arriba y para abajo. Luego una tia se compró uno pequeño, que hoy en dia sería el antecesor del “baby bloque”… En algún momento me robé el aparato mas pequeño, y fuí la envidia de mis amigos. hasta hice llamadas, las cuales salieron mas caras que las llamadas a las lineas calientes (que tambien utilicé), y hasta les decia a mis amigos que llamaran a su casa desde el celular…

A esta altura del escrito, quizas quien se haya atrevido a seguir estas lineas estará pensando que esto no tiene nada de sentido. Pero si lo tiene. Hoy, en pleno dia de los enamorados, pude observar en el sitio donde fuimos a cenar, como todos, TODOS los que estabamos presentes no estabamos extasiados con la mirada de nuestra respectiva pareja. Tampoco estabamos ilusionados con la conversación, y mucho menos interesados en tratar de escuchar lo que hablaban las demas parejas. NO, TODOS estabamos interesados en la conversación por el celular, en los mensajes de texto, en ver a quien llamar, y algunos jovenes en jugar o quizas tambien enviar mensajes… y eso me pareció algo increíble. Recién hace 20 años, mi papá se iba a trabajar, y si mi mamá se quedaba, solo lo llamaba a su oficina, y si no lo encontraba LE DEJABA UN MENSAJE que alguien le daría. Tanto mi hermano como yo, y asi todos nuestros amigos, estudiabamos en la escuela, y nadie sabia de nosotros hasta la hora de irnos a buscar. Cuando saliamos a jugar, nadie sabia donde estabamos, ni que nos pasaba. Y ni hablar de cuando tuve la oportunidad de irme de excursión o de campamento con los scouts… en fin, hoy en dia, viendo (y teniendo) actitudes como las que ví hoy, donde parecía que era el dia de darle amor al teléfono, es dificil imaginar que un día no tuvimos ese aparatico en las manos. Es difícil imaginar que un hijo puede salir y regresar sano y salvo sin tener un telefono celular. Es casi imposible pensar en salir de la casa y darse cuenta que se le quedó el telefono celular, y no regresarse a buscarlo. Me resulta increíble esto, y me impresiona.

Por ahora, no me queda otra cosa que desearle a todos un feliz dia de la amistad. Agradecimiento que llega a ustedes a traves de un blog, publicado en Internet, en el cual escribo utilizando mi computador portátil. Pero un momento, recien hace 20 años tuve una sinclair ZX81. Recién en el año 89 solo podia enviar correos a través de una consola de puro texto. Apenas en el año 91 tuve mi primer monitor a color, que era de tan solo 16 colores!!! y mi mejor computadora era un clon, con DD de 20 MB. Pero bueno, esa es otra historia que relataré en otro momento.

Anuncios

3 comentarios to “”

  1. Mario Says:

    Y que me dices de tu primer Macintosh?… De verdad que estamos viejos. Mi hija no entiende como existían TVs sin control remoto o como podía la gente ver solo dos o tres canales en la televisión. Que tiempos aquellos de la prehistoria cuando teníamos solo radio AM (los de FM vinieron mucho después), y los mas pudientes económicamente un reproductor de cassettes, en nuestros carros. Quien puede manejar hoy día sin escuchar su CD/MP3/Radio Satelital en su carro?.Un saludo mi compadre. Bienvenido a la blogosfera. Yo mientras tanto yo sigo aquí escribiéndote desde mi laptop, conectado por wi-fi a mi router, con mi conexión DSL dedicada en casa, mientras reviso mi PDA y escucho música en mi MP3 Player… Que tal, y quien dijo que loro viejo no aprende a hablar?

  2. Antonio Says:

    Habiendo sido un adicto al teléfono celular y habiendo, en algún momento, gastado una pequeña fortuna en esa mierda, puedo agregar que:Lo peor de todo es que ahora nos <>arrechamos<> terriblemente cuando no logramos contactar con la persona a la que llamamos. Asumimos que DEBE contestar porque sino PARA QUE COÑO tiene un teléfono movil, ¿cierto?.Felizmente pude superar mi adicción y estoy en camino de abandonar del todo ese vicio de nuestra era. Espero abandonar el fulano aparatico ese este mnismo año 1006.Eso sí, espero ansioso la asignación de mi propia dirección IPv6 la cual me tatuaré orgullosamente en la nuca. xDQue bueno que no has abandonado el Blog.

  3. Antonio Says:

    digo: <>este mismo año 2006<>, jeje xD. La gripe me tiene mal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: