De cómo la decisión de reelegir no tiene elección


“Cuando en el mundo aparece un verdadero genio, puede identificársele por este signo: todos los necios se conjuran contra él.” – Johnathan Swift.

El tema de la reelección indefinida ha venido creciendo, como bola de nieve, desde hace al menos un año. A la fecha, ha producido las mas diversas opiniones, principalmente en nuestro país, pero no hemos logrado un consenso alrededor del tema. Por supuesto que nuestro Presidente, propulsor y con toda seguridad creador de la propuesta, la plantea como algo lógico, inevitable, para lo cual utiliza argumentos que al menos, no se puede negar, suenan muy bien. Y la oposición, no era de esperarse lo contrario, da gritos desesperados, como es su costumbre, de que no puede ser. Los gritos fueron haciéndose más fuertes, y comenzaron a contar con mayor apoyo, hasta que el genio de miraflores les jugó sucio: ahora la reelección no es solo para el presidente, sino para todo el mundo!. Esto produjo un debilitamiento generalizado de piernas y de voces, por cuanto ya la lucha no era solo contra ese genio de miraflores, sino que de seguir por el camino iniciado, se estarían poniendo “el cuchillo en la garganta”. Por ello, han bajado los decibeles de los discursos, han sido mas moderados los representantes de la oposición, mientras el genio de miraflores sigue en su campaña por su reelección, y ahora, por la de todo el mundo.

Desde mi punto de vista, no le veo nada malo a una reelección indefinida. A mi juicio, es el clímax del ejercicio democrático, donde todos se postulan, cuántas veces quieren, y es el pueblo, en su ejercicio soberano, quien decide, en función de los factores que considere mas relevantes en el momento, si se reelige o no a alguien. Verdadero PODER PARA EL PUEBLO. Pero, y siempre hay un pero, en nuestro caso no se trata tan solo de decidir si hay o no reelección indefinida. Hay toda una suerte de factores tras bastidores, que son los que considero realmente importantes de ver.

Por parte del genio de miraflores, la idea no es nueva. Quizás, en el momento en que dió el golpe, ya la estaba madurando. “Hay que darle todo el poder al pueblo”, pensaría. Y el devenir histórico, es decir, nosotros, los venezolanos, lo ha puesto en la posición y condiciones necesarias para atender esa meta. Quizás, si se hubiese quedado en una idea, con la intención de darle “todo el poder al pueblo”, hubiese sido mejor lubricada, y habría pasado en la primera oportunidad. Pero no, ante la convicción de que el pueblo ha madurado, y que en su rol protagónico, el lo puede representar, o visto de otro modo, se considera como el representante máximo del protagonismo del pueblo venezolano, se ha tomado muy en serio lo de convencernos de que es necesaria la reelección. Pero el camino recorrido no ha sido así, tan sencillo. Al comienzo, era algo “lógico”, que se caía de maduro pues!, que dados los excelentes resultados del proceso, el pueblo quisiese mas buenaventura, mas calidad de vida, por lo cual, se hacía inminente que pidieran a gritos, al final de un período de alguien del proceso, que se quedara, que no se fuera. El primer paso fué el de los referendos revocatorios. Era un paso importantísimo en el camino hacia la democracia protagónica, ya que el pueblo podía, llegado el momento, “juzgar” a quienes detentan cargos públicos, y “revocarles” su mandato. Esto se traduce en castigo para aquel que cumplió lo que ofreció. Todos nos enseguecimos ante ese hecho, que nos pareció fantástico! y lo fué, hasta que tocó aplicarlo a alguien del proceso… Pero por qué? bueno, porque no estaba hecho para eso, porque se asumía que todo miembro del proceso iba a hacer lo que había prometido, a diferencia de los 40 años de “cúpulas podridas” que, de hecho, le dieron nacimiento al proceso. Eran el arma para acabar con lo que quedaba del pacto de Punto Fijo. Era lo que el pueblo pedía, castigo para los traidores!
Ahora bien, si estamos de acuerdo en que los referendos revocatorios son el castigo para quienes no cumplían, y en ese momento lo que el pueblo pedía a gritos, por lo cual puso al genio de miraflores en el poder, faltaba la contraparte. Y cual era la contraparte, pues la capacidad de que aquel que había cumplido con sus promesas, e incluso las sobrepasaba, pues pudiera seguir dándole al pueblo esa bonanza, es decir, LA REELECCION!. Y es que era lógico. Claro, no podian sacar eso al mismo tiempo que los referendos revocatorios, porque si por alguna casualidad, alguno de los que estaban en el poder y que venían de las cúpulas podridas entraba en ese selecto grupo, que se consideraba reservado a los miembros del proceso, podría terminar reelecto indefinidamente, así que lo mejor era dejar que, si se les pelaba alguien en un referendo revocatorio, pues era cuestión de solo esperar al final de sus períodos posibles, y listo, pa fuera!. Pero, como siempre suele suceder, la cosa no salió como la habían planificado. Los mismos miembros del proceso, debido a la intervención del imperio, comenzaron a repetir los mismos desmanes que caracterizaron a los representantes de las cúpulas podridas, y el pueblo, soberano, comenzó a quejarse. No se le prestó mayor atención al asunto, por cuanto aún el genio de miraflores tenía otros períodos disponibles, y ningún gallo con el cual pelear. Y entonces pasó lo que le pasa a cualquier ser humano, cuando no atiende sus responsabilidades oportunamente: todo se juntó! Se acaba el período, el pueblo se resiente y deja de apoyarlo, y de paso se le avecina una crisis económica, quizás peor que las mismas crisis que le dieron nacimiento a su “Proceso”. A correr se ha dicho!
Se pierde la tranquilidad, y se comienza a caer en el terreno de lo literario. Viene el primer referendo, donde se le dice NO a la reelección. Quizás en ese momento solo saca ese tema, y hasta pasa. Sigue decayendo la situación, y necesita atender, en su orden de prioridades, el tema de poder mantenerse en el poder. Saca de nuevo el tema de la reelección, insistiendo que es solo para el Presidente, para nadie más!, y se le comienza a poner cuesta arriba la cosa. Nadie se lo cree, su partido da muestras claras de no ser lo que el dice que es, y se va acortando el tiempo. La oposición le rebate con sus mismos argumentos, y cuando le saca, al más puro estilo “revolucionario bolivariano” la frase del discurso de Bolívar en Angostura:

“La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandadomucho tiempo, los mande perpetuamente”

Se dice que estaba descontextualizado, que no es eso lo que quiso decir Bolívar, etc. Lo cierto del caso es que en lo que a mi respecta, queda claro que deben haber muchas elecciones, y que hasta puede intentar reelegirse indefinidamente quien quiera, pero si se es Bolivariano realmente, se haría lo que él hizo, que fué, voluntariamente, declinar en pro de la patria. No quiero profundizar mas en el asunto, ya que no soy especialista en la materia, sin embargo, espero haber dejado clara mi opinión al respecto.

Ahora bien, esta cita que saca la oposición, sobre la cual basa su estrategia, crea un punto de inflexión bien particular. Por una parte, citan a Bolívar, después de rechazarlo por ser la figura principal del “Proceso”, pero por otra, quienes son “Bolivarianos”, descontextualizan a Bolívar, y de hecho, se basan mas que en sus pensamientos y obras, en sus palabras, en forma vacía y simple. Por un momento, no se podía saber quien era quién! Y al ver que estaban en una lucha estéril, comienzan a surgir otras consecuencias interesantes. Por una parte, prácticamente se deja de lado las citas a Bolívar. Ahora, sólo la oposición recuerda esa única frase de Bolívar (hecho lamentable, por cierto), y lo repite infinitas veces, las que hagan falta para demostrar que ahora ellos son los que tienen la razón; pero el hecho es tan resaltante, que de inmediato recordé a George Orwell, en su obra 1984.
Luego, el genio de miraflores, comienza a decir que la oposición “descontextualiza” la frase, ya que eran otros tiempos, otras circunstancias. Pero, y todo el tiempo que el ha utilizado las citas y los pensamientos de Bolívar, no era la misma situación? no eran igual otros tiempos y circunstancias? Entonces, despues de caso 10 años escuchando frases de Bolívar, que fueron la base del Proceso, pues de repente ya Bolívar no es “aplicable”. Pero sigue la lucha, y siguen los “dimes y diretes”, hasta que de repente, el genio de miraflores comienza a negarse a si mismo, a contradecirse. Luego de haber dicho que solo era para el cargo de presidente la reelección, de un día para el otro, le coloca un bozal a la oposición decretando que sería aplicable a todos los cargos de elección popular. QUE JUGADA! Con eso, se borra de un plumazo todo lo anterior, y la oposición, que se debate entre la celebración o el insulto, queda semi-anulada. De repente, se me hace evidente que todos, oposición y gobierno son parte de un mismo género. Pero peor aún, se nota demasiado que el empeño en la reelección no es por darle más poder al pueblo, sino para dar por sentado la reelección al Presidente. Lo demás, está de más…

Las voces de la oposición suenan, pero bajito. El genio de miraflores, en su ejercicio de genialidad, trae a la mesa lo que denomino la “tesis mesiánica”, que consiste, principalmente, en convencer que hay que aprobar la reelección, para que el pueda seguir de Presidente, o de lo contrario “caerán las plagas de egipto”, “se perderá todo lo que hemos avanzado si no estoy yo”, y demás frases que se han escuchado de su parte. Frases que en conjunto, resultan lamentables expresiones que indican la realidad de la revolución: basada en una sola persona, y sin absolutamente ninguna posibilidad de sobrevivir sin ella (o el, en este caso). Pero, por otra parte, la oposición solo le hace el juego al gobierno, al no asumir posiciones claras ante el hecho, sino que dice que si, que no, que tal vez, etc. Hay un artículo de Ernesto Villegas en Tal Cual, donde propone que aquellos de la oposición que estén en contra de la reelección indefinida, firmen un documento, notariado y todo, donde juren que de llegar a algun cargo, no harán uso de esta medida. Villegas lo hace en forma sarcástica, pero yo pienso que no es una medida loca, si la oposición quiere tener unos hechos que estén acordes con su discurso. Porque ya sabemos, que en unos años, cuando alguno de la oposición se lance por n-ésima vez, dirá que lo hace debido “a que el pueblo así lo decidió en su momento, y no se puede ir en contra de la voluntad del soberano”.

Saramago, en su “Ensayo sobre la lucidez”, trata el tema de lo que pasa en una ciudad, cuando en unas elecciones municipales la mayoría de sus habitantes decide individualmente votar en blanco. Ni el gobierno de esa ciudad, no ninguno de los factores políticos, creen que esa sea una opción voluntaria del pueblo, sino que es una conjura anarquista internacional o de grupos extremistas desconocidos. Yo le agregaría que seguramente es el Imperio! Y como parte del castigo a los habitantes de la capital de la ciudad, donde mayoritariamente votaron en blanco, incluso se decide mover la sede del gobierno de la capital a otro sitio, para que se sienta el efecto del error de haber actuado tan “antidemocráticamente”.

Quizás, estamos a punto de ver como se hace realidad lo que se supone que hasta hoy solo existía en los libros: veremos como de un día a otro Bolívar aparece diciendo en Angostura que lo mejor es reelegir al Presidente, siempre y cuando haya sido militar, haya dado un golpe, venga de Barinas y tenga al menos 10 años de experiencia, y a todo el Partido oficialista aplaudiendo y diciendo que es verdad; veremos a una oposición trabajando con el gobierno, en forma oculta, para buscar maneras de castigar al pueblo por no aprobar la reelección indefinida, y cuando le toque el turno a alguno de los recientes gobernadores o alcaldes de reelegirse, cuando algun periodista le pregunte si no estaba en contra de eso, dirá “que siempre estuvo a favor, y que eran otros factores desestabilizadores de su partido los que estaban en contra”; y quizás veamos como un día se cumple el que el genio de miraflores se vaya al Cajón del Arauca, pero después de nombrar a Guasdualito como Capital de la República, y, como Presidente, despache desde allá, mientras la Asamblea procede a informarle al Pueblo, Soberano, que el Himno Nacional siempre ha dicho “seguid el ejemplo que Guasdualito dió!”.

Anuncios

Una respuesta to “De cómo la decisión de reelegir no tiene elección”

  1. Fernando Castellano Says:

    Estimado amigo “anonimo”, que invertiste tiempo para escribir insultos pero no te atreviste a colocar tu nombre, con mucho gusto publicaré tu comentario cuando decidas dar tu nombre.Lamento que me hayas insultado de tal manera por un tema tan banal, pero el dia que te consigas los testículos, podremos tener una conversacion de nivel.Un abrazo, nos vemos en facebook…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: