Archive for 20 marzo 2011

SOCIOPOLY: El juego de las Operaciones Inmobiliarias

marzo 20, 2011

RESUMEN DEL JUEGO
SOCIOPOLY es el juego de robar, invadir o expropiar Propiedades, para obtener grandes beneficios, de forma que sólo uno de los jugadores llegue a ser el más rico y, por consiguiente, el ganador. Partiendo de la casilla de “SALIDA”, mueve tu peón alrededor del tablero según la puntuación que obtengas en los dados. Cuando caigas sobre una Propiedad que nadie posea todavía, pues invádela y listo!.
Si decides no invadirla, la Banca Capitalista la vende en subasta al mejor postor, pero el Gobierno la expropiará y se la quedará para proyectos de mejora al pueblo. Los jugadores que tienen Propiedades deberían poder cobrar un alquiler a los demás jugadores que caen en ellas, pero si lo hacen el Gobierno los acusará de capitalistas y lacayos del imperio, y les expropiará las propiedades en nombre del pueblo. Edificar Casas y Hoteles aumenta considerablemente el alquiler que debe pagarse, pero lo mas seguro es que expropien los terrenos y las construcciones, por lo que es muy conveniente construir sobre el mayor número de Solares y de manera muy rápida. Bueno, eso si consigues cemento, cabillas, y aguantas los sindicatos obreros socialistas.
Si necesitas ganar más dinero, la Banca puede darte una hipoteca sobre tus Propiedades. Pero lo más seguro es que el gobierno determine que el banco estaba robando al pueblo, lo intervenga, y como tus propiedades estaban hipotecadas, se quedará con las mismas, las expropiará “por el pueblo”, y terminarás debiéndole al gobierno, por lo cual lo más seguro es que te expropien y/o invadan tus otras propiedades. Debes seguir siempre las instrucciones que te den las cartas de los Consejos Comunales y de Suerte. A veces te mandarán a la cárcel, haya o no razón para ello.


OBJETIVO DEL JUEGO
Ser el único jugador que quede en la partida que no esté en bancarrota. Realmente esto se lo asegura a quien de entrada se sabe que va a ganar la contraloría, la defensoría del pueblo, la asamblea nacional y todo el aparato ministerial.


CONTENIDO
1 tablero de juego (País)
10 Peones (incluye 2 de repuesto, repartidos uniformemente entre los 5 poderes)
28 Tarjetas de Título de Propiedad (sólo para casos de emergencia, y demostrar que si es dueño de algo)
16 Cartas de Suerte (las provee el CNE)
16 Cartas de Consejos Comunales
1 Paquete de billetes de la Banca SOCIOPOLY (o Sucres, aunque por lo general son Dólares)
32 Casas (para comenzar)
12 Hoteles (ALBA, y si no los que te gusten, los expropias)
2 dados (revisados por el INE)


PREPARACIÓN

  1. Coloca las Casas, Hoteles, Títulos de Propiedad y el dinero (ordenado según su valor) en los espacios separados en la bandeja del juego. Preferiblemente sin que nadie sepa, y con la anuencia de los Gobiernos Chino y Ruso.
  2. Separa las cartas de los Consejos Comunales y de Suerte, barájalas y ponlas boca abajo sobre el correspondiente lugar del tablero. No dejes que nadie las vea, porque se puede saber la verdad…
  3. Cada jugador elige un peón para jugar y lo sitúa en la casilla de “SALIDA”. Los de la Asamblea Nacional tienen ventaja por su Inmunidad Parlamentaria.
  4. El Banquero y la Banca. Se elige a un jugador para que sea Banquero. Si existen más de cinco jugadores, se solicita al CNE que intervenga en el proceso, y siempre terminará ganando el que haya propuesto el gobierno. El Banquero puede decidir dedicarse sólo a llevar la Banca, lo cual deberá ser aprobado por el Presidente. Además de guardar el dinero, la Banca también guarda las tarjetas de Título de Propiedad, las Casas y Hoteles hasta que los jugadores los compran. Por eso, cuando se pide rendición cuentas, nunca se sabe qué es lo que hay no en qué condiciones. La Banca también paga salarios y bonificaciones, presta dinero cuando se piden las hipotecas y recoge todos los impuestos, multas, préstamos e intereses. A pesar de que se recibe mucho dinero, nunca se sabrá en qué está invertido, pero siempre será “por el bien del pueblo”. En caso de subastas, el Banquero es también el Subastador. Si se necesita un diputado más, un ministro, un cónsul o lo que sea, el Banquero también puede asumir uno o todos los cargos, lo cual obviamente debe incluir su “tajada” respectiva. La Banca nunca se queda en bancarrota y puede disponer de todo el dinero que necesite mediante PAGARÉS escritos sobre un trozo de papel cualquiera. Si no, utiliza el Fondo de Estabilización Macroeconómica, los recursos del FIDES, LAAE, y si no, ruega que llueva, para poder usar la Ley Habilitante y generar un fondo, preferiblemente con los chinos o rusos, de donde sacará dinero (orgánico o inorgánico).
  5. Los jugadores tiran los dos dados. El jugador con la puntuación más alta es el primero, si es alguien del proceso (de lo contrario esperarás mucho para poder jugar) y el turno pasa al de la izquierda (para la derecha ni la mirada!).



EL JUEGO
Cuando sea tu turno, tira los dos dados y avanza alrededor del tablero en la dirección de la flecha Si la flecha va a la derecha, hazte el loco y avanza en sentido contrario, para no ceder ni un paso al Imperio!. La casilla sobre la que caigas determinará lo que debes hacer (así que reza, el tablero no es tuyo). Más de un peón puede estar a la vez sobre la misma casilla, pero siempre se contarán sólo los del lado del dueño del tablero. Puedes hacer una de las siguientes cosas dependiendo de la casilla sobre la que hayas caído.

  • Comprar Solares u otras Propiedades (si no han sido expropiados aún. Y si no lo han sido, lo van a ser!)
  • Pagar alquileres por haber caído en la Propiedad de otro jugador. Si el jugador es del Gobierno, pagarás carísimo, pero si no, el Gobierno te dirá que no pagues, y que te quedes con la propiedad.
  • Pagar impuestos (Siempre!)
  • Coger una Carta de Suerte o Consejo Comunal 
  • Ir a la Cárcel
  • Estar en la cárcel de visita (En realidad siempre habrá razones para que estés en la cárcel)

Dobles
Si sacas dobles con los dados, mueve tu peón el número de casillas correspondiente, como siempre, y haz lo que determine la casilla sobre la que has caído. Vuelve a tirar los dados y juega otra vez. Si sacas dobles tres veces seguidas, debes ir inmediatamente a la Cárcel (Obvio, no?)


Casilla de SALIDA
Cada vez que caigas o pases por delante de la casilla de “SALIDA”, siempre siguiendo la dirección de la flecha, la Banca te pagará 200, siempre y cuando no aparezcas en la lista de Tascón (Dios lo tenga en la Gloria), ni hayas sido objetivo de Lina Ron (Dios la tenga en la Gloria), ni hayas votado en contra del proceso (verificación directa con el centro de totalización del CNE), ni tengas mas de 1500 en el banco (cualquier banco, no importa), ni hayas comprado dólares jamás (ni oficiales ni de los que no existen), ni tengas una casa propia (Imperialista! Maldito! Sucio!). Es posible obtener 200 dos veces en el mismo turno si, por ejemplo, caes en la casilla que corresponde a una carta de Consejo Comunal, te cuadras con el proceso, y metes unos proyectos fantasmas…


Compra de Propiedades
Si caes sobre una Propiedad que nadie posee (es decir sobre un Solar del que ningún jugador tiene Título de Propiedad), asegúrate que estás en el tablero correcto (porque aquí no hay tierras ociosas!). Hay 3 tipos de Propiedades diferentes: Solares, Servicios Públicos y Estaciones. Si decides comprar una Propiedad, debes pagar a la Banca la cantidad que aparece impresa en esa casilla. Claro, a eso súmale lo del gestor para que te salgan los papeles rapidito, lo que te cobrarán en la alcaldía por los permisos, etc. A cambio recibirás la tarjeta de Título de esa Propiedad, que te acredita como dueño y que debes colocar boca arriba delante de ti. Preferiblemente colócatela entre los dientes y apriétala duro, porque lo más seguro es que alguien se limpie el rabo con la misma. Si decides no comprar, el Banquero pone inmediatamente esa Propiedad en subasta pública, y la vende al mejor postor, comenzando con el precio que cualquier jugador quiera ofrecer. Obviamente, el mejor postor será alguien del proceso, que necesite legalizar de alguna manera el dinero que le quedó del negocio de los contenedores, por lo cual pagará con doblones españoles por cualquier pedazo de propiedad en el confín del tablero. Incluso aunque hayas decidido no comprar la Propiedad al precio original, puedes participar en la subasta, ya que se necesita que algún pendejo de muestras de que el proceso está “ajustado a derecho”.


Tener Propiedades
Tener Propiedades es un delito. La ley te autoriza a cobrar un alquiler a cualquier “inquilino” que caiga en esa casilla, sin embargo, si cobras mucho, te la expropiarán; si cobras poco, te la quitarán vía invasión, y si no cobras nada, te acusarán de que algún plan tienes con el Imperio porque así “no es como actúa un revolucionario”. Es muy ventajoso poseer todos los Solares del mismo color (rojo, obviamente) – en otras palabras, tener un sociopolio. Puedes construir en cualquier Solar siempre que poseas todos los de ese color. Y si no, mandas a las hordas a que pinten de rojo cualquier Solar e igual te quedas con el mismo.


Si caes en los Solares
Si caes en un Solar que ya ha sido comprado por otro jugador, el propietario puede pedirte que le pagues el alquiler por haberte parado allí. Tremendo error! Ahora, lo perseguirá la Ley, y el Hampa también, por querer cobrar como le indica la Ley que puede hacer. El propietario de ese Solar debe pedirte que le pagues el alquiler antes de que el jugador que tiene el turno después de ti haya tirado los dados. La cantidad a pagar se muestra en la tarjeta de Título de Propiedad de ese Solar y variará dependiendo del número de edificaciones que tenga. También se debe tomar en cuenta la Ley Habilitante y las instrucciones del Jefe Unico para la reconstrucción de Caracas, quien decide a que precio se alquila, aunque a la fecha nadie ha visto que paguen el primer edificio expropiado. Cuando todos los Solares de un mismo color (rojo, obviamente) son propiedad de un sólo jugador (adivinen de quién???), se dobla el alquiler a pagar, si no existen edificaciones sobre ese Solar. Si deciden expropiar alguno de esos Solares, pagarán por adelantado una cifra que multiplicará por “n” su valor duplicado, mientras los demás mortales seguirán esperando que les paguen sus propiedades expropiadas. Sin embargo, el propietario de un grupo entero del mismo color no puede doblar el alquiler si tiene alguno de esos solares hipotecados. Claro, como estarán hipotecados con el compatriota Bancario, subirán el valor del Solar en cuestión, lo pagarán con plata de los contenedores, pagarán la hipoteca al banco, se quedarán con el Solar, y la plata jamás se sabrá a donde fue a parar. En los Solares donde se hayan construido Casas y Hoteles, el alquiler será más alto, y la cantidad a pagar será la que figura en la tarjeta de Título de Propiedad que tiene el Banquero. No se puede cobrar alquiler sobre Propiedades hipotecadas, a menos que la Ley Habilitante lo indique.


Si caes en las casillas de Servicios Públicos
Reza! Al caer en una de estas casillas, tienes la posibilidad de comprarlas, si nadie más lo ha hecho antes, lo cual te hará dudar porque es muy raro el caso. De la misma forma que con las otras Propiedades, paga a la Banca la cantidad que aparece sobre la casilla. O mejor dicho, comenzarás a negociar a partir de ese número. Te pondrán a competir con los Chinos, Rusos, Somalíes, Libios, Afganos y cualquier otro “inversor foráneo”, para al final perder ante un inversionista cubano, que pagará con petróleo del que le pagamos a cuba por los médicos cubanos. Si la Propiedad ya tiene dueño, te pedirán que pagues el alquiler, de acuerdo con el número que sacaste en los dados al caer allí, que siempre caerá en doble seis. Si el propietario tiene sólo uno de los Servicios Públicos, tienes que pagar un alquiler que corresponda a 4 veces el número que sacaste con los dados. Sin embargo, si los dos Servicios Públicos son propiedad del mismo jugador, debes pagar 10 veces el número que sacaste con los dados. Y al final, los servicios públicos son propiedad de la Nación, así que si quieres meterte en ese rollo, vas a tener que meterte en el negocio de los contenedores, para poder tener con qué! Si llegaste a esa casilla como resultado de una Carta de Consejo Comunal o de Suerte, debes tirar los dados para poder determinar qué cantidad tienes que pagar, pero a la final siempre lo decidirán al final del cable submarino…
Si decides no comprar, el Banquero pone inmediatamente ese Servicio Público en subasta, y lo vende al mejor postor, quien lo comprará, pagará, y luego ese Servicio Público estará nuevamente disponible para la venta. Puedes participar en la subasta incluso aunque hayas decidido no comprar al precio original, lo cual será muestra de que realmente estás desocupado y quieres perder tu tiempo.


Casillas de Suerte y Consejo Comunal
Si caes en alguna de estas casillas significa que debes coger la carta correspondiente de la parte de arriba del montón. Estas cartas pueden pedirte que:

  • muevas tu peón (1% de las veces)
  • pagues dinero – por ejemplo, impuestos (90% de las veces)
  • recibas dinero (0% de las veces)
  • vayas a la Cárcel (9% de las veces)
  • quedes libre de la Cárcel (jah! Solo si haces huelga de hambre!)

Debes seguir las instrucciones de la carta y actuar inmediatamente antes de devolver la carta a la parte de abajo del montón. Si coges una carta de “Quedas Libre de la Cárcel”, es que estas muerto y vives en tus sueños.
Nota: Puede que una carta te indique que muevas tu peón a otra casilla. Si haciendo esto, pasas por la casilla de “SALIDA”, coge 200. Pero si el peón es del partido, efectivamente se cobrarán los 200, pero no los vas a ver “ni en pintura”.
No puedes pasar por la “SALIDA”, ni cobrar el dinero, cuando te han mandado a la Cárcel, por lo cual se puede deducir por qué te mandarán a menudo.


Casillas de Impuestos
Cuando caigas en estas casillas, simplemente paga a la Banca la cantidad que la misma casilla indica. Si te pasas del 31 de Marzo, te fregaste, es mejor pegarle a la mamá en el día de las madres, porque el problema que se te viene encima es feo. Obviamente, irás a la cárcel, para comenzar…


Parking gratuito
Si caes en esta casilla, sencillamente te quedas ahí hasta que sea tu próximo turno. No existe ninguna penalización por caer en esta casilla: puedes seguir realizando transacciones como siempre (por ejemplo, cobrar los alquileres, construir en tus Solares, etc.). Es la casilla preferida de los Directores, Ministros, Gerentes y demás ocupantes de cargos públicos. Casi equivalente a ser Embajador.


Cárcel
Te mandarán a la Cárcel si:

  • caes en la casilla “VE A LA CÁRCEL”, o si
  • coges una Carta de Suerte o de Consejo Comunal que te dice “VE DIRECTAMENTE A LA CÁRCEL”, o si
  • sacas dobles tres veces seguidas en el mismo turno, o sí
  • corres en el Fun Race, o sí
  • por error viste un contenedor que no debías, o sí
  • cuentas lo que sucede en los albergues, o sí
  • dices “dólar paralelo”, o sí
  • sacas cuenta de los muertos de fin de semana, o sí
  • el gobierno te debe plata, o sí
  • le debes plata al gobierno, o sí (la lista es muy larga para atenderla toda aquí)

Cuando te mandan a la Cárcel se te acaba el turno (y la vida!). Si te han enviado a la Cárcel, no puedes recoger los 200, independientemente de dónde te encuentres en el tablero. Pero si vas a tener que pagarlos, y muchas veces, para que no te maten en la cárcel.
Para salir de la Cárcel puedes:

  • pagar una multa de 50 y continuar pagando en el próximo turno y así infinitamente, o
  • comprar una carta de “Quedas Libre de la Cárcel” a otro jugador al precio acordado entre los dos, y usarla para salir. Claro, esas cartas no existen desde hace 12 años…, o
  • usar una carta de “Quedas Libre de la Cárcel” si tienes una, que precisamente puede ser el motivo por el cual te metieron preso, o
  • esperar allí durante tres turnos, tirando los dados en cada turno para intentar conseguir dobles, o
  • esperar a que algunos estudiantes te metan en su lista de motivos para huelga de hambre.

Mientras estés en la Cárcel, si eres del proceso, puedes cobrar alquileres de tus Propiedades, siempre que no estén hipotecadas. De hecho, en ese caso, estás “sólo de visita” y no tienes penalizaciones. En tu próximo turno sigue moviendo como de costumbre. Pero si no eres del proceso y estás en la cárcel, ni rezar te será de ayuda.


Casas
Cuando seas el propietario de todos los Solares de un mismo color (rojo, obviamente), puedes comprar Casas para colocarlas en cualquiera de esas casillas. Esto aumenta el alquiler que puedes cobrar a los inquilinos que caigan en ellas. El precio de cada Casa se indica en la tarjeta de Título de Propiedad, que como la guarda el Banquero, que es del proceso también, podrás cambiarlas a tu antojo. Puedes comprar Casas en tu turno o entre los turnos de otros jugadores, pero debes construir de forma uniforme: no puedes construir una segunda Casa en un Solar hasta que no tengas una primera Casa en todos los Solares de un mismo grupo de color (rojo), y así hasta un máximo de cuatro Casas por Solar. Para eso, apóyate en los fondos Chinos, Rusos, Iraníes, Brasileños, Argentinos, Bolivianos, etc. Porque lo que es aquí no conseguirás ni cemento, ni cabillas ni bloques ni nada con qué construir. La venta de las Casas también debe hacerse de forma uniforme. Puedes comprar o vender en cualquier momento, repito, si eres del proceso, y puedes construir tantos edificios como tu juicio y tu situación económica te permita. No se pueden construir Casas si cualquier Solar de un mismo grupo de color se halla hipotecado. Si eres propietario de todo un grupo del mismo color (rojo) y sólo uno o dos de ellos ha sido edificado, puedes seguir cobrando alquiler doble siempre que otro jugador caiga en el Solar sobre el que todavía no hayas edificado. Ahora, si todos los Solares son de un mismo color, pero no rojo, en resumen, olvídate de todo y busca como irte del país antes de que te envíen a la cárcel.


Hoteles
Debes tener cuatro Casas en cada Solar de un grupo de color completo antes de poder comprar un Hotel. Si eres peón del proceso, pues sencillamente expropiarás los Hoteles que quieras. Sólo puede haber un Hotel construido en cada uno de los Solares, a menos que expropies las Casas, las tumbes, definas el Solar como de “interés público”, y uses un fondo Chino o Iraní para construir lo que quieras.


Escasez de edificios
Si no quedan Casas en la Banca, debes esperar a que otros jugadores vendan las suyas a la Banca. De la misma forma, cuando quieras vender los Hoteles, no puedes reemplazarlos por Casas si no queda ninguna en la Banca. Claro, siempre se podrá expropiar cualquier Casa u Hotel para satisfacer las necesidades de los más humildes, más si es a la sombra de la Ley Paraguas.
Si tan sólo queda en la Banca un número limitado de Casas y Hoteles y dos o más jugadores desean comprar más de lo que la Banca tiene, el Banquero los subasta y se los queda el mejor postor, que por lo general será el mismo Banquero, quien en forma recurrente seguirá subastando y subastando las propiedades, como ocurre con las de Fogade desde los años 80.


Bancarrota
Si le debes a la Banca o a otro jugador más dinero del que puedes obtener de tus posesiones, se te declara en bancarrota y estás eliminado de la partida. Si tu deuda es con la Banca, ay Dios! la Banca se queda con todo tu efectivo y con tus tarjetas de Título de Propiedad. Entonces el Banquero subasta cada Propiedad al mejor postor.
Si eres declarado en bancarrota por otro jugador, tus Casas y Hoteles se venden a la Banca a mitad de su precio original (o menos) o simplemente se usa tu situación como excusa para expropiarte todo. Finalmente, irás a la cárcel “sin derecho a pataleo”.


Notas sobre el juego
Si debes más alquileres de los que puedes pagar en efectivo, puedes pagar a tu acreedor una parte en efectivo y otra con las Propiedades (Los Solares deberán estar sin edificar).  Si el acreedor es peón del proceso, con toda seguridad irás a la cárcel. En este caso, el acreedor puede elegir aceptar ciertas Propiedades (incluso si están hipotecadas) a cambio de mucho más de su valor impreso, con la intención de obtener Propiedades adicionales o para impedir que otro jugador se haga con el control de esa Propiedad, de manera que los capitalistas salvajes lacayos del imperio no se hagan más ricos. Los dueños de las Propiedades deben estar atentos para cobrar los alquileres de estas Propiedades, porque en cualquier momento se las expropiarán y quedarán en la calle, y lo más seguro es que vayan a la cárcel. Sólo la Banca puede prestar dinero a los jugadores, mediante la hipoteca de sus Propiedades. Al final, igual se quedarán con las propiedades. Ningún jugador puede prestar o pedir préstamos a otro jugador.
Cualquier coincidencia con un país latinoamericano, es pura coincidencia.


El ganador
El último jugador que queda en la partida gana el juego. Está muy claro que para ganar este juego, es requisito imprescindible ser Presidente…