El País de la Felicidad


Erase una vez un país, en un planeta cualquiera del Universo conocido o desconocido, donde sus habitantes se habían habituado a vivir, después de mucho sufrimiento, en un estado de felicidad permanente, basado en el bienestar al cual se veían sometidos. Para ello, regularmente debían elegir, de entre sus mejores ciudadanos, a quienes iban a definir las estrategias que mantendrían esa situación de bienestar general. Para asegurar que se siguieran las estrategias establecidas, se había establecido que un grupo de personas, de alta moral y fieles a las buenas costumbres, respetuosos de los acuerdos establecidos, manejarían los medios necesarios para asegurar que se conservaría esa felicidad que tanto disfrutaban en aquel país. Por muchos años, la gente vivió feliz, sin mayores sobresaltos, hasta que de entre los elegidos para asegurar el cumplimiento de las estrategias, surgió una persona que decidió que todo estaba mal. Por la fuerza, método desconocido por los habitantes de ese país hasta ese momento, intentó cambiar radicalmente la suerte de todos, lo cual no pudo, ya que la razón y el entendimiento de la mayoría condujeron a que se mantuviera la línea de felicidad que los había cubierto por tanto tiempo. Esta persona, fué sujeta a pagar su culpa, básicamente en un proceso de reflexión que conduciría, si seguía las instrucciones que se le daban, a cambiar su intención, para convertirse en un ciudadano más de su país. Pero, el daño ya estaba hecho.
Luego de muchos años, quienes pensaron que aquel que había dicho que se debía cambiar el sistema tenía la razón, fueron haciéndose de las instancias de decisión, y en función de sus deseos personales, comenzaron a crear una nueva generación, que simplemente estaba en contra de todo lo que había sido hasta ese entonces. Mintiendo y engañando, se hicieron pasar por hombres y mujeres de bien, hasta que llegado el momento dieron el zarpazo, atacaron el orden establecido, y liberaron a aquel que estaba sirviendo su condena, prometiendo que el cambio sería en beneficio de la mayoría. La gente, no tenía por qué dudarlo, y creyeron fehacientemente en esa idea, de manera que apoyaron aquel movimiento, esperanzados que a pesar de que habían sido siempre felices, podrían no sólo ser más, sino que se aseguraría la felicidad por todos los años por venir.
Al comienzo, las cosas fluyeron muy lentamente. La gente notaba que no estaban siendo más felices, oferta inicial y profunda de la nueva opción. Y en algunos casos, notaban que su estado de felicidad disminuía. Surgieron problemas que hasta ese momento no habían conocido, problemas que en conjunto, resultaban un contrapeso al estado de felicidad que siempre habían tenido en aquel país. Lenta pero sostenidamente, se fué convenciendo a la gente que ser felices era malo. Que lo bueno era vivir en infelicidad total, y que para eso debían seguir las instrucciones que les daban. Todos, tarde o temprano, caían en el estado que se les indicaba, aunque pocos luchaban en contra, a pesar de los intentos de ataque a los cuales eran sometidos en forma sistemática. Pero tanta infelicidad afectó a quién dirigía ese movimiento, por lo cual cayó profundamente enfermo, sin que nadie pudiera saber el motivo de su estado. Pero, a partir del momento en que se retiró por su enfermedad, la felicidad regresó a la gente, y lentamente se regresó al estado de felicidad que había caracterizado a la gente en ese país.
De aquel que enfermó, y sus seguidores, poco se supo. Portaban una enfermedad de infelicidad muy contraria a lo que caracterizaba a la gente de aquel país, que siendo muchos más, pudieron mantener el estado en forma permanente, regresando al estado que tenían antes de ser atacados por quienes quisieron imponer sus ideas.

Y así, vivieron felices por siempre…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: