La Desgracia de Bolívar


Tenemos un Viceministerio para la Suprema Felicidad Social. Quisiera yo, con toda seriedad, que ese ente terminara cumpliendo con lo que indica su nombre. No me caería nada mal sentirme feliz, lo cual ha sido un evento esquivo no solo en mi sino en muchos, desde hace mucho tiempo.

Y es que la oferta de que seriamos felices no es una novedad. A pesar de que muchos dijeron que estaríamos donde ahora estamos, otros pensamos que aquel proyecto surgido del “por ahora” nos haría al menos mas felices de lo que éramos. Definitivamente, no se sabe cuán feliz se es hasta que se llega a niveles inferiores de felicidad. Pensé que al cerrar las brechas sociales, se daría un proceso en el cual nos unificariamos como país, como nación, como Patria, trayendo como consecuencia una situación en la cual todos estaríamos felices. Felices por una situación económica decente; felices por sistemas de transporte público decentes; felices por un sistema de seguridad social merecido; felices por un sistema educativo a la altura de los mas avanzados en el mundo; felices por una inseguridad muy baja, y no inexistente debido a esos congéneres que se negarían a sumarse a ese proyecto para todos; felices por el reconocimiento y pago de las deudas pendientes a jubilados y hasta a los familiares de los fallecidos; felices por una vialidad publica a la altura de la de los países mas desarrollados; felices por un sistema de producción nacional que supliera todas nuestras necesidades. Felices simple y llanamente por ser Venezolanos. Pero que distinto terminó siendo el escenario.

Ante la reacción general por esa aberrante decisión de nombrar ese viceministerio (VM) de tal manera, salieron las muy infelices palabras de los acólitos del proceso, como por ejemplo, el Vicepresidente, quien dijo: “Burlarse d un concepto tan noble y tan BOLIVARIANO como el de la SUPREMA FELICIDAD SOCIAL, es burlarse del LIBERTADOR y su proyecto d PATRIA”. Casi nada! Ahora resultaba que estábamos no solo negándonos a la oportunidad de ser felices, sino que lo hacíamos en detrimento de nuestro vilipendiado por ellos Padre de la Patria. También el nuevo Viceministro, a quien sin conocerlo asumo que es el hombre mas feliz del gobierno (qué otra aptitud se puede necesitar para ocupar ese cargo), también mostró, de manera muy infeliz, por cierto, su opinión sobre los comentarios generados: “En vez de estar descalificando, que lo que demuestra es una estupidez y la mala intención de interpretar maniqueamente lo que se hizo con la mejor intención (…), lo que se debiera es más bien ayudar para seguir avanzando a que en el pueblo alcancemos los mayores grados de felicidad”; agregó el rector de la felicidad en Venezuela: “No estamos diciendo que todos los venezolanos sean felices, esa es otra manipulación, estamos señalando que haremos los esfuerzos a través del Estado para incidir en todos aquellos factores que perturban la posibilidad de que las personas sean felices”.

Insisto, y quién no va a querer ser feliz? Cuando uno se enamora, uno se esfuerza mutuamente por proveer la mayor felicidad posible a la pareja, y recibirla en igual o mayor manera. Mas de una vez se dice “si mi jefe esta feliz, yo también lo estaré”, lo cual denota que la felicidad trasciende los limites del amor. A los hijos, que mas quisiera uno dejarles que todo para que siempre sean felices? En contrapartida, al enemigo se le desea la mayor infelicidad posible. La felicidad es parte componente del ser humano, y difícilmente se puede pretender que por decreto aumente o disminuya. Pareciera entonces, que tiene mucho sentido crear ese VM. Como el gobierno hasta ahora no ha hecho mas que lograr la manera de hacernos muy pero muy infelices, crea un ente que se encargue de contrarrestar ese efecto. Es un reconocimiento a lo mal que han seguido esas palabras de Bolívar en el Discurso de Angostura, cuando dijo: “El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”. Menuda tarea tiene este nuevo Viceministro, de contrarrestar ese esfuerzo coordinado del gobierno, por mas de 15 años y 2 presidentes, de hacer infelices a los venezolanos. Pero, además, la iniciativa será inútil. Como siempre, se dicen Bolivarianos, pero hacen lo que mas les conviene con el pensamiento del Gigante de América. Reconozco la intención de hacer del socialismo del siglo XXI el sistema de gobierno mas perfecto, lo cual, repito, seria del provecho y felicidad de todos los venezolanos. Pero identificaba Bolívar 3 aspectos: la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de seguridad social, y, casi nada, la mayor suma de estabilidad política. Que lejos estamos de ese perfecto sistema de gobierno!
En un país donde es un gran hueco negro el de la seguridad social, con un seguro social que no ha sido mas que la guarida de encantadores de serpientes que ni siquiera han podido encantar a las que allí pululan, todo bajo la mirada y acción cómplice de los representantes de todos los poderes públicos en los ultimos 15 años; triste ejemplo de la incapacidad de este gobierno de resolver uno de los problemas fundamentales que nos aquejan, como lo es el no contar con seguridad social, sino con un ente que solo sirve para validar los reposos de los trabajadores. Y ni hablar de la situación política… Un sistema electoral eunuco; una asamblea nacional que pretende resolver las diatribas a punta de coñazo limpio sin importar si es a hombres o mujeres a quienes se golpea; Un poder ejecutivo forajido, encabezado por un venezolano de dudosa nacionalidad, acompañado por un tren ejecutivo que busca solo sobrevivir a la muerte de quien “amarraba a sus locos”, sin importar las consecuencias actuales o futuras de sus faltas de actos. Nada mas lejos a lo que seria la estabilidad política. Así, para poder hablar de una iniciativa realmente bolivariana, necesitaríamos no solo contar con la creación del Viceministerio para la suprema seguridad social así como el Viceministerio para la suprema estabilidad política y social, sino otras acciones contundentes que en conjunto, conformarian la manera de poder pensar que realmente tendríamos un sistema de gobierno perfecto.

Un amigo que leía mi artículo Espía de bolsas me decía con mucha emotividad “y por qué no escribes sobre la arrechera que tenemos de no poder pensar en un futuro por la situación en la que estamos”. Una demostración terrible del nivel de infelicidad e impotencia que vivimos los venezolanos. Una desgracia, una verdadera desgracia que mientras cientos de cadáveres pasan por la morgue de bello monte cada mes, mientras los carros se acumulan en las urbanizaciones por falta de repuestos, mientras el pueblo hace cola en los bicentenario desde las 5 de la mañana para conseguir papel tualé y harina pan, mientras tratan como delincuentes a quienes usan su derecho de obtener dolares para viajar, mientras los viejitos se caen literalmente al piso mientras cobran sus pensiones, mientras dos ministros del deporte son acusados de robarse los dolares preferenciales sin que haya ni un preso al respecto, mientras un alquiler cuesta mas de 10 veces un sueldo mínimo, mientras el presidente invita a invertir en Venezuela mientras acusa a fedecamaras y consecomercio de golpistas, mientras todo sea culpa del imperio pero ni de vaina se les deje de vender petróleo…  mientras esto y mas sucede, obligándonos a ser supremamente infelices, se nos quiere convencer no solo que por decreto se acabará dicha infelicidad, sino que quien no lo crea así, es un apátrida que se burla del Libertador.

Que desgracia, Bolívar, que tus ideas las usen quienes dicen rasgarse la piel por ti, para hacer mas daño que el de las fuerzas que con tu espada, esa espada que hoy en dia es adorno de tiranos y dictadores, derrotaste con la intención de que fuera por siempre. Nos toca corresponderte. Nos toca liberarte del yugo que te mantiene prisionero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: