Trinomio Cuadrado Perfecto


Hoy, al llegar a la oficina, mi equipo de trabajo me abordó para plantearme un grave problema que estaba afectándonos. Tenían semanas examinando la situación en detalle, y nuestros expertos no habían podido dar con la solución. Tomando aire, les pedí que se calmaran y que me explicaran en detalle lo que los atormentaba, por lo cual, luego de casi 2 horas de muchas intervenciones, pedí que me dieran unos minutos para pensar en la respuesta. Pasé por varias opciones, haciendo los cálculos mentalmente, hasta que levanté mi dedo índice para llamar la atención de todos, y dije: “apliquen al problema el Trinomio Cuadrado Perfecto, y al factorizarlo obtendrán la solución”. Con la humildad que me caracteriza, los dejé en la sala para que validaran mi respuesta, y unos minutos después me confirmaban que esa era, efectivamente, la solución al problema…

La anterior es una entrada en un diario que NUNCA sucederá. No es que no se pueda estar en esa situación, sino que es altamente improbable que la solución sea simplemente algunas de las tantas cosas que se vieron en los días de estudiante. En mi experiencia, en algunas oportunidades he podido llegar a identificar que un comportamiento se ajusta a una función estadística (como la distribución de Poisson); o el muy conocido Six Sigma en términos de calidad; pero así como que uno diga “pero por qué no usas una integral triple para solucionar ese tema?”, pues no, no que yo sepa… 
Lo que si es cierto es que todas las herramientas que usamos hoy en día nos proporcionan resultados basados en todas esas cosas, y la capacidad de cálculo tan común ahora permite que pase desapercibido ese hecho. Decía uno de mis profesores en la Universidad que uno necesitaba saber la base teórica para validar que los resultados de una máquina eran correctos, y aunque parezca absurdo, hoy en día, con toda la tecnología y el conocimiento disponibles, aún hay gente que hace gráficos estadísticos en los cuales la suma de los porcentajes pasa de 100… Y al final, con qué cara veo yo a ese Maestro cuando actualmente de lo que vivo es de ver infinitas hojas de excel…

Lo que me inspiró a escribir esto fué la preocupación con la cual el hijo de un amigo pedía que lo ayudaran a hacer una tarea, y su papá apenas lo vió dijo: “ah, pero eso es un Trinomio Cuadrado Perfecto!!!”. Eso me impresionó porque son cosas que están en lo más profundo y remoto de mi mente, razón por la cual preferí quedarme muy callado, cosa rara en mí, y buscar de inmediato en google que carajo era eso!!!!

Anuncios

La visita a mis compadres


Hay cosas que pasan que nunca se olvidan y por lo general esas cosas están relacionadas con la gente que uno quiere. Asimismo, hay cosas que suceden y nadie las conoce, o de las que se tiene un conocimiento superfluo, como es el caso de lo que sucede en Venezuela. Lo que le es ajeno a uno, es muy difícil de verlo y menos aún entenderlo, y hay miles, millones de historias que no se conocen, y que lamentablemente están sucediendo.

Esta es una de esas historias que queremos olvidar, pero que son parte de la realidad que vive nuestra gente en Venezuela. Muchas veces las callamos por el dolor y vergüenza que nos causan, pero considero importante que se conozcan como ejemplo de la terrible realidad. Una realidad que se busca tapar, como quien trata de tapar el sol con un dedo, pero que sin duda alguna no sólo saldrá a la luz pública, sino que terminará como toda pesadilla.

En el momento en que lo escribía no pude aguantar las ganas de llorar, como cada vez que lo recuerdo. Igual al pensar en el resto de mi familia que sigue allá, esperando el momento, cada vez más cercano, en que todo acabe y se pueda recuperar la vida que merecemos.

Aquí les dejo esta espina que siempre vivirá en mi corazón. Un triste momento en esta terrible historia que está escribiendo todo el pueblo de Venezuela.

https://fjcastell.wordpress.com/los-cuentos-del-castellano/la-visita-a-mis-compadres/

A quien que me dió La Vida, a quien me Da Vida


Este viernes pasado (10 de Mayo), se celebró el día de la Madre en México, así como hoy (12 de Mayo) se celebra en Venezuela. Como todos los segundos de mi vida, extraño terriblemente a mi Mamá… Ya se cumplirán 18 años de su muerte, y de verdad la extraño, mucho. Pero, afortunadamente, vivo con otra mujer espectacular, quien cumple justamente años hoy. Hace como 24 años fui un día de la madre a visitarla en su casa por primera vez en el comienzo del proceso para conquistarla. Fue la primera y única oportunidad que no pasé el día de la madre con mi mamá sin una razón para justificar mi falta, pero el tiempo ha demostrado con creces que valió la pena el sacrificio.

Como no estar feliz al tener la oportunidad de vivir a la sombra de tantas mujeres maravillosas. Mis Tías Aura y Sara, quienes siempre me han guiado y quienes son, sin lugar a dudas, mis Madres Putativas. Mi Suegra, quien me dió la oportunidad de estar junto a mi esposa, quien también es ejemplo como madre, como mujer. Soy de los más felices en el mundo por poder disfrutar tanto amor, dedicación y compañía. Demasiado a menudo veo cómo se esfuerza uno en cosas que son tan superfluas… Una palabra, un gesto, un toque hacen una diferencia que te cambia la vida. Obviamente, extrañamos a quienes ya no están con nosotros, pero en mi caso siempre trato de imaginar a mi Mamá compartiendo cada cosa que vivo. Pienso en lo que me diría, lo que haría, lo cual me llena mucho más que simplemente recordarla. Y a mi esposa, pues siempre le daré lo mejor, pero no me refiero a algo físico, sino por el contrario a lo que soy, a mi aporte para seguir siendo esta unidad de tres que siempre seremos, que nos ha traído donde estamos, y que sin lugar a dudas nos llevará, como hasta ahora, mucho más allá de nuestros sueños.

No se trata del tiempo que pasamos juntos
Sino de lo juntos que estamos a través del tiempo
Puede ser difícil expresar lo que siento
Por eso aprovecho hoy para decirlo. Punto.

Los Dos Volkswagen


En toda familia hay momentos difíciles. Es parte de la vida, es parte de las enseñanzas que van fortaleciendo los lazos que las unen, que los hacen visibles para todos sus miembros

En esta oportunidad comparto uno de los capítulos que mayor impactó causó en mi, y que me permitió entender que uno puede disentir incluso dentro de la familia, sin que eso signifique una traición ni nada parecido. Una lección que sin dudas me ha servido en el resto de mi vida, y que por supuesto jamás olvidaré.

Una forma de explicar el equilibrio que siempre debe estar presente en una familia, aún cuando definitivamente es, al igual que en la vida de cada uno de sus miembros, difícil de alcanzar.

Sin más preámbulo, comparto el cuento de Los Dos Volkswagen

https://fjcastell.wordpress.com/los-cuentos-del-castellano/los-dos-volkswagen/