Archive for the ‘filosofía’ Category

Paren el mundo que me quiero bajar (por Luis Serantes)

octubre 29, 2016

Afortunadamente, hay joyas que uno se va encontrando en el camino. Hace mucho tiempo leí este artículo, y recientemente, mi amigo Luis Serantes me lo reenvió, y me sigue pareciendo excelente, quizás aún más vigente que cuando lo leí. Por ello, hoy les dejo el escrito original de Luis, esperando que sea de su agrado, así como que reflexionemos acerca de la realidad de la que formamos parte actualmente.


Paren el mundo que me quiero bajar.
Luis Serantes

“….si mi visión del futuro es correcta, ello significa que el mundo de la física y de la astronomía son inagotables; por mucho que avancemos hacia el futuro siempre sucederán cosas nuevas, habrá nueva información, nuevos mundos que explorar…”
Freeman Dyson

Vivimos en mundo que en los últimos 20-30 años ha evolucionado a un ritmo vertiginoso (aún cuando nuestro querido y golpeado planeta ha girado a sus apacibles e imperceptibles 1670 km/hr). En la actualidad ya no podemos llamar partículas atómicas únicas e indivisibles al neutrón y al protón (si a su hijo aún le enseñan esto en la escuela retírelo de allí de inmediato), sabemos que el tiempo ya no es absoluto, que las naciones no se pueden aislar ni económicamente (nunca han podido) ni comunicacionalmente (¡ya no pueden!). La globalización es una realidad en todos los aspectos de la humanidad, por más que se intente luchar contra ella y por más discursos y libros que publiquen intelectuales destacados de diferentes tendencias políticas y económicas. Y si aún dudamos, observemos estas estadísticas y hechos tomados de algunos portales de Internet.

  • Para divulgar un mensaje (esto aplica para divulgación de mensajes no relacionados con eventos de alto poder mediático, catastróficos o de alto impacto para la humanidad) a 50 millones de usuarios a la radio le tomaría 38 años, a la TV 13 años (¡siempre y cuando no se trate de un mundial de futbol!) y a facebook 9
    meses.
  • Si facebook fuese una nación sería la cuarta más poblada del mundo, otros sostienen que sería el doble del área que ocupa Japón.
  • 80% de las empresas a nivel mundial están usando LinkedIn como una herramienta de búsqueda y captura de personal. (En la antigüedad se acostumbraba a llevar el currículo impreso con una fotito a las empresas y esperar la tan ansiada llamada de RRHH).
  • 80% de los usuarios de twitter lo hacen a través de su celular de manera que actualizan sus comentarios en cualquier parte todo el tiempo. (Información en tiempo real).
  • YouTube es la segunda herramienta de búsqueda en el mundo y posee más de
    100.000.000 de videos.
  • Wikipedia posee aproximadamente 13 millones de artículos (aún no se les ocurre vender cada artículo a $1).
  • 70% de las personas entre 18-34 años han visto TV en la web.
  • Más de 1.5 millones de contenidos (links, blogpost, fotos etc.) son compartidos en
    facebook diariamente.
  • Si usted envía un (1) e-mail, su e-mail es uno de los 165 billones enviados cada día. (No se preocupe, su e-mail aun sigue siendo importante)

Lo presentado anteriormente ha sentado las bases para empezar a considerar lo que algunos denominan “Social Media Revolution” y esto a su vez ha dado inicio a la nueva “Socialnomics”, aún cuando desde hace mucho tiempo se sabe de la potencialidad económica de Internet. Sin embargo con el crecimiento exponencial de las redes sociales, o mejor dicho de los usuarios y adictos a las redes sociales, se ha entrado en un nuevo nivel en la economía. Solo para tener una idea, imagínese usted que un grupo de personas descontentas con un proveedor de servicios publiquen en su twitter o facebook una opinión desfavorable del mismo, la inmediatez de la información y el alcance de ésta tendría efectos extremadamente negativos sobre el proveedor de servicios y por ende costos importantes en publicidad y mercadeo para revertir esa opinión adversa. Un interesante estudio sobre el impacto de Internet en la actualidad lo realiza (lo vaticina) en 1999 el polémico físico teórico Freeman Dyson en su libro “The Sun, The Genoma & The Internet, Tools of Scientific Revolution”. En esta misma línea sobre predicciones tecnológicas en el corto, mediano y largo plazo ha escrito, el también físico teórico, Michio Kaku en su libro “Physics of The Imposible” (En este libro se analizan temas como teletransportación, psicoquinesia, máquinas en el tiempo, invisibilidad etc. de una manera seria, responsable y con argumentos basados en los últimos avances de la física moderna y de las matemáticas. Libro de lectura recomendada para aquellos que creen que toda la tecnología que usan los viajeros de Star Trek es pura ciencia ficción.) publicado en 2009.

Ahora bien, con este avance de la tecnología estamos obligados a ser más productivos
que nuestros ancestros (ellos realizaban cálculos complejos con una extraña herramienta
denominada ¡regla de cálculo!) y a desarrollar más la capacidad de autoaprendizaje (antiguamente se denominaban autodidactas) y usted se preguntará Por Qué?…pues, porque
sencillamente “…lo que es cierto hoy puede dejar de serlo mañana…”. Por ejemplo, algunos estudiosos de la información y sus procesos afirman que “la mitad de la información que un estudiante recibe en su primer año de carrera universitaria estará desactualizada cuando él se encuentre cursando el tercer año…”. Esto no aplica para todas las carreras universitarias, al menos no a esa tasa de cambio, pero lo que no deja de ser cierto es que mucho de lo aprendido en la universidad ha cambiado o por lo menos ha sido mejorado.

El avance, crecimiento y masificación de la tecnología (¿Quienes de los que leen este
artículo tenían celular en 1993?) también conlleva a una serie de aspectos negativos, los cuales hay que afrontar y más aun tener conciencia de que existen y forman parte de nuestra realidad y cotidianidad, por ejemplo:

  • Dos tercios (2/3) de los usuarios de las redes sociales trabajan en empresas. Estos
    usuarios gastan 18.5 billones de minutos cada día en estos sitios, es decir si las redes
    sociales no se regulan, al menos internamente en las empresas, pueden convertirse en factores que afectan severamente la productividad.
  • Uno de cada cuatro empleados prefiere comunicarse vía e-mail en lugar de cara a cara. Se estima que en 2020 serán tres de cada cuatro empleados. Esto crea relaciones
    interpersonales cada vez más des-humanizadas, en donde la comunicación interpersonal directa se ve mermada.

Y en nuestro entorno familiar…¿Cómo nos afectan las redes sociales?, ¿Cómo nos afecta el
poder acceder a cualquier tipo de información con solo un click o con escribir
http://www.google.com?. En el pasado se decía que nuestros hijos eran educados por la TV (un
profesor de filosofía de la Universidad Simón Bolívar-Caracas, prefería que su hijo leyese a
Sartre o Foucault antes que ver los Simpsons), sin embargo hoy en día…¿Podemos decir que
nuestros hijos son educados por Internet, Wii, Nintendo DS etc?. En el mundo de hoy nosotros estamos enfrentando situaciones en las cuales nuestros padres no se vieron envueltos, por ejemplo, como afrontar el hecho que nuestro hijo, que apenas sabe multiplicar o dividir, nos pida un teléfono inteligente pues eso es lo que “los demás amiguitos tienen”?. ¿Es la solución negar de manera radical el acceso a las herramientas tecnológicas de información y comunicación (leer Sartre antes que ver los Simpsons)?. Como se puede observar una parte de los dilemas éticos que enfrenta la sociedad actual y más aun de la familia actual aparecen en la exacta medida en que la tecnología evoluciona y se masifica. Esto se agudiza y alcanza niveles de extrema preocupación cuando las herramientas avanzadas de comunicación e información como los teléfonos inteligentes se convierten en blanco preferido por la delincuencia.

Sin duda alguna, y como reflexión final, está en nosotros aprovechar y maximizar el uso de la tecnología pues es ésta quien permite aprender de ella misma, no podemos imaginar nuestro proceso de aprendizaje sin google o wikipedia, por ejemplo. Pero también somos nosotros los responsables de la información que compartimos en las redes sociales, de los principios y valores que inculcamos en nuestro núcleo familiar y que no tienen que estar necesariamente reñidos con Pókemn Go. Hoy en día, el conocimiento y evaluación de la tecnología por parte de los padres y el establecimiento de una efectiva comunicación en el hogar son parte de los elementos fundamentales para lograr que sus hijos tengan una visión global y a la vez descarnada del mundo tecnológico que nos rodea con sus bondades pero también con sus peligros. Somos nosotros los que establecemos e inculcamos el sentido de responsabilidad con el que se deben manejar todas las herramientas comunicacionales y de acceso a la información existentes y que, sin duda alguna, están haciendo que la tierra a pesar de sus 1670 km/hr constantes, “gire” mucho más rápido que hace algunos años atrás cuando lo más avanzado era lotus 1-2-3 o más aun,
cuando algunos de nuestros antepasados usaban tarjetas perforadas y tenían que esperar semanas para obtener el “programa” compilado. 😉

Luis Serantes es Ingeniero Químico Universidad Simón Bolívar, con una Especialización en Ingeniería de Procesos en la Universidad Francisco de Miranda. Actualmente se desempeña como Ingeniero Líder de Proyectos en Honeywell. Su carrera siempre transcurrió rodeado de físicos más que de ingenieros y por filósofos más que de “panas” de allí la inquietud por temas nada convencionales para un ingeniero.

Anuncios

Filosofía, Alzheimer y Caracas

septiembre 13, 2008

.
.
.
Una definición de filosofía es “en términos generales, una reflexión metódica que expresa la articulación del conocimiento, las posibilidades y límites de la existencia y modos de ser.”
“La filosofía tiene en común con la religión el hecho de que se plantea las cuestiones últimas de la existencia humana. A diferencia de la religión, se basa en un uso de la razón sistematizado, abierto y expuesto a crítica, siendo susceptible de mejora por cualquiera que demuestre conocer dicho sistema.” Es decir, que la filosofía es algo como la religión, con la diferencia de que está sujeta a crítica. En el marco de la filosofía, me atrevo a incluir lo que se refiere a la “humanidad”. Lo humano se puede definir como “un mamífero de enorme éxito evolutivo, que por la selección natural de los que mejor se reproducían, ha llegado a tener las características que hoy goza”. Pero hay teorías que indican que “el secreto de la vida no es el ADN, por muy importante que sea a nivel molecular, sino el principio de colaboración entre los genes. En pocas palabras, cualquier gene que, surgiendo como resultado de una mutación, no aportara algo positivo a la supervivencia de todos los demás genes del organismo (o por lo menos no resultara destructivo) jamás sobreviviría”. Es decir, que hay un principio de colaboración entre iguales que es lo que, según estas teorías, asegura su supervivencia.

La enfermedad de Alzheimer, también denominada mal de Alzheimer o simplemente alzhéimer[1] es una enfermedad neurodegenerativa, que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian. La enfermedad suele tener una duración media aproximada de 10-12 años, aunque esto puede variar mucho de un paciente a otro.

Caracas. Caracas es donde yo vivo. Para mi es una ciudad de distintos matices, que se debaten entre los mas grandes extremos, y que a pesar de ello, al menos para mí, es una ciudad encantadora. Viniendo de Mérida, siempre he sostenido que si Caracas estuviera llena de Merideños, pues sería realmente perfecta! Pero no es así, y sería realmente difícil lograrlo. Sin embargo, y para no desviarme de mi intención principal, todos los días quedo impresionado de la capacidad de mutación de los caraqueños. En estos días iba yo en el carro, por alguna calle de altamira, y venía un carro detrás de mi, que se metía por un canal, tocaba corneta, cambiaba las luces, se cambiaba a otro canal, mas corneta, un desesperado. De inmediato pensé que era un taxista, pero no, cual sería mi sorpresa cuando me pasó ese carro, que quien iba era una viejecita que SE VEÍA de lo mas amable, pero que definitivamente iba mordida por el muerto viviente de los caraqueños motorizados.
En estas noches, venía para mi casa, y detrás de mí venía un desesperado como a 150 km/h, en una zona donde no daba para esa velocidad. Decidió pasarme por la derecha, teniendo yo otro carro a mi izquierda, y yo ví que había atravesado un “guacal” en el camino. A la velocidad que iba el caraqueño, pues supe que se iba a estrellar inevitablemente, por lo cual bajé mi velocidad lo que pude, y meteoro seguía a su misma marcha, y su solución fué lanzarme el carro, pasandome a muy pocos milímetros de distancia, sin siquiera pisar el pedal del freno. Increíble.
Son miles de ejemplos y situaciones que vivo diariamente, y que siempre, siempre me llaman la atención y me impresionan mucho. Haciendo un análisis de ello, que siempre lo hago porque definitivamente no me voy a convertir en uno más, llegué a la conclusión de que realmente es un problema con dos motivos, y aquí retomo las definiciones que comencé escribiendo. Por un lado, definitivamente los carros producen, aqui en caracas, un efecto no conocido, al menos por mi, en la gente que los maneja. Debe ser que hay algún cable suelto, por alguna regulación mecánica mundial, que llega al volante al menos de los vehículos que hay aquí en caracas. Ello produce entonces el efecto que me atrevo a llamar de “alzheimer temporal motorizado”. Es decir, todo aquel cuyo vehículo tiene la condición antes descrita, se le olvida a que grupo pertenece. De inmediato, al sentarse detrás del volante, olvida que es un ser humano, igual a todos los demás que hay a su alrededor y que también van manejando y compartiendo las mismas vías. Así, uno es testigo de, por ejemplo, el olvido de las partes básicas y necesarias que componen un carro y se requieren para manejarlo. Yo me he dado cuenta que lo primero que olvidan los caraqueños, es que los carros tienen un pedal de freno. Y en consecuencia, olvidan que la idea de ese pedal de freno, como su nombre lo indica, es frenar el vehículo, es decir, reducir su marcha en forma parcial o total, ante ciertas situaciones, con el fin de, o bien detenerse por voluntad propia, o para evitar una situación no deseada. Pues no! aqui nadie se acuerda que eso existe. Otra demostración clara del alzheimer temporal motorizado, que ya mencionaba, es el olvido de la raza a la cual se pertenece. ya el hecho de que a alguna persona, por asi llamarla, no le importe atropellar un animal, es bastante difícil de manejar; ahora, que no le importe atropellar o hacerle daño a un congénere, ya eso es inaudito, pero aquí en caracas, a diario, se puede palpar eso en TODAS las vías que componen nuestra ciudad. No le importa a nadie si se mata a otra persona, con tal de llegar a tiempo. Eso de ayudarnos mutuamente para que entre todos sobrevivamos, no tiene nada que ver ni que hacer con los caraqueños. Y eso se nota en un semáforo. No importa si todos estamos apurados. NO. Lo importante es que yo estoy apurado, y me meto como sea y donde sea, independientemente de que eso sea un acto incluso suicida, ya que complica el tránsito de tal manera que ni yo llegaré a tiempo, ni nadie más. Y lo peor es que en lugar de pensar concientemente, por el contrario es mas satisfactorio saber que hay mucha otra gente que gracias a mi actitud no llegarán a tiempo, incluso a costa de que yo no llegue a tiempo. Es algo así como un “autosuicidio” motorizado. Increíble.

Ahora bien, qué hacer? por ahora rezar. Yo lo que hago es retrasar mi salida lo mas posible para no encontrarme con todos estos caracteres, aunque es algo que podríamos categorizar como “mal de muchos, alegría de tontos”. Al no haber quien dé el ejemplo, la ley se convierte en “guachafa”. La autoridad solo cumple con estar presente, y prepararse para atender los inevitables accidentes que con toda probabilidad se producirán. En medio de todo esta diarrea de ofrecimientos, se escuchan propuestas huecas, que solo se refieren a lo punitivo, pero nadie se mete en el “peo” de buscar educar a la gente. Por qué? sencillo, es mas fácil, y sobre todo rentable, ofrecer multas a diestra y siniestra, que al final de cuentas siempre irán a las mans de quienes dirigen las entidades político-territoriales, que educar a la gente. Al menos si se hiciera en una suerte de combinación del tipo Pareto (80/20), sería un avance, pero no. Y lo peor es que el alzheimer se va extendiendo a otras areas: a una cola de gente esperando en un banco, donde si me puedo colear, mejor. También, si la gente planificara, y saliera temprano a sus citas, pues quizás las cosas fueran mejores. No sé, quizás son los efectos de mucho tiempo viviendo en caracas, y quizás esté sufriendo los efectos de la quema de los últimos cartuchos de resistencia ante el inminente avance del alzheimer motorizado en mi.

Pero, por otro lado, quizás sea EL IMPERIO, que implanta en cada uno de nosotros un microchip que se conecta con los sistemas computarizados que se producen en sus predios, y lo que somos todos es víctima de un plan de invasión que ya está en progreso, y que lo que está esperando es que nos terminemos de matar unos a otros…