Archive for the ‘Reflexiones’ Category

Cómo Alcancé el Exito

noviembre 12, 2017

Con extrema humildad no puedo más que decir que soy un profesional exitoso. El solo hecho de haber podido pasar por toda una serie de experiencias, y llegar al punto en mi vida donde me encuentro me permite sentirme como tal. Y es que el éxito termina siendo una experiencia muy íntima, ya que cada quien, así como yo, tiene su versión y se siente más o menos exitoso en función de las experiencias vividas. En mi caso, desde hace mucho vengo pensando en cómo compartir esa experiencia, las vivencias que afortunadamente me han tocado, de manera que quien pueda necesitarla en algún punto de su camino en el cual se siente que no avanza, como me ha pasado a mi tantas veces, tenga la oportunidad de hacerse de la información. Y en eso he estado trabajando desde hace años, hasta que recientemente, entre las cosas que leo, encontré un comentario que encajó perfectamente en el espacio que estaba buscando. Este comentario decía que “iba a seleccionar a 100 personas que realmente han sido una influencia en su vida, e iba a escribir una historia para cada uno de ellos sobre cómo habían contribuido en su vida”. Esto me pareció una idea fantástica, ya que realmente uno no acostumbra recordar con esa perspectivas las cosas. Entonces, me puse a pensar y comencé a llenar la lista de esas 100 personas con respecto a mi vida, y la experiencia ha sido muy interesante. Uno comienza a pensar y se da cuenta cómo hay personas que, sin mucha prosopopeya, pues ejercen una influencia inmensa. El compañero de estudios que te hizo una recomendación; o el Profesor que en su momento te dió una lección importante a pesar de los resultados; El Jefe que te obligó a salir de tu zona de confort; y así muchos otros que a lo largo de tanto tiempo influyeron en mi vida. Pues la idea es ir presentándoles a cada uno de ellos ese tributo por su aporte en mi carrera.

Así que, de ahoora en adelante, iré combinando las publicaciones con esta serie de las 100 personas que han influido en mi carrera, esperando que les llegue a cada uno de ellos, y buscando, por una parte, ampliar esa lista de historias con tantos que hasta ahora han estado conmigo, y por otra como una historia más en la lista de alguien más. Y luego estaré también explicando de qué se trata la imagen al final de esta publicación…

labor timeline

Anuncios

Reflexión de la semana: Asombro!

noviembre 26, 2016

reflexionesUno no puede perder la capacidad de asombro. Es como una fuerza que lo hace a uno moverse. A veces avanzar, a veces retroceder, pero al final es una fuerza que, si se aprovecha bien, sin lugar a dudas ayuda a avanzar hacia las metas que se tienen. La semana la comencé con esta frase de Dan Miller: “Don’t wait on perfect conditions for success to happen; just go ahead and do something“. Es como una costumbre, quizás de defensa ante la posibilidad de fracaso, que uno espere por condiciones perfectas para poder enrumbarse en un plan de acciones. Recuerdo cuántas veces el Sr. Luis (uno de mis jefes) decía “lo perfecto es enemigo de lo oportuno”. Las circunstancias siempre están cambiando, y uno solo debe estar preparado para cuando le lleguen poder aprovecharlas. Luego, encontré esta frase de Wayne Dyer: “The only limits you have are the limits you believe“. Wayne Dyer es una de las personas que mas admiro, y aquí les dejo el enlace a “El Cambio“, una película para que ingresen en su mundo. En mi caso me ha asombrado como he descubierto que efectivamente muchos de los límites que uno asume son los que yo mismo he creado y alimentado durante muchos años. Descubrirlos ha sido mas fácil que asumirlos y atacarlos luego de ello. Es un proceso, una opción que siempre se tiene disponible, pero que depende únicamente de uno mismo. No hay excusa. Luego, nos llegó la noticia de la muerte del papá de mi comadre Cecilia, el Dr. Arturo Cuesta. Fueron muchos momentos fantásticos los que compartimos con él. Su forma de hablar, de ser, siempre me gustó, y por mi forma de ser, pues me encantaba hablar con él, y como psiquiatra siempre sentía que estaba analizándome y preguntándose de donde había salido yo y sobre todo cómo había sobrevivido en este mundo. Siempre le hacía chistes con el hecho de que estaría escribiendo una enciclopedia psiquiatrica solo con lo que hablaba conmigo. Siempre recordaré esos momentos, y al enterarme se me hizo evidente compartir esta frase de Maya Angelou: “People will forget what you said. People will forget what you did, but they will never forget how you made them feel“. Dios lo tendrá siempre en la Gloria Dr. Arturo!

Muchas veces uno ve a otros como “exitosos”, y se pregunta cómo lo hicieron. Hay que desligarse de los límites autoimpuestos, y hacer uso de las lecciones de vida que comenta Kristi Yamaguchi en su frase: “Focus, discipline, hard work, goal setting and, of course, the thrill of finally achieving your goals. These are all lessons in life“. Al hacerlo, se vivirá asombrado de los resultados que se obtienen. Y en esa lucha diaria que se debe dar uno interactúa con tanta gente, y muchas veces se viene a la cabeza esa pregunta de cómo lo verán a uno; y ante esa circunstancia, se trata uno de adaptar, pero lo importante del tema lo expresa Shelly-Ann Fraser-Pryce en su frase: “A person’s view of you is not important. What is important is your view of yourself“. Y sobre como nos vemos nosotros mismos, y particularmente en mi caso, siempre recuerdo como mi papá me decía “piensa tres veces antes de hablar”, y luego, con el paso del tiempo, he aprendido que no es sólo lo que uno pueda decir lo que resulta importante, y esta frase del Dalai Lama resulta perfecta para complementar el comentario: “When you talk, you are only repeating what you already know. But if you listen, you may learn something new“. La frase de mi papá la complemento, entonces, como “piensa 3 veces lo que vas a decir, y en el interín, escucha…”. Uno puede hacer lo que quiera, pedir lo que sea, pero al final, lo que va a suceder mañana depende en gran parte de nuestras acciones, así como también de la voluntad de Dios, y en ese sentido, una frase de Jesucristo como recordatorio: “Take therefore no though for the morrow: for the morrow shall take thought for the things of itself“.

No sabemos que nos tiene deparado el futuro, pero si podemos trabajar, muy duro, para estar preparados y aprovechar las oportunidades que se nos puedan presentar. No es importante lo que piensen de nosotros, sino cómo nos veamos, siempre buscando vernos como somos, para lograr estar en armonía con nosotros mismos. Y al final, siempre nos recordarán por cómo hicimos sentir a los demás. No es cómo somos, ni lo que hacemos, sino cómo impactamos en la vida de los demás lo que crea nuestra huella.

Reflexión de la semana: Equipo

noviembre 12, 2016

reflexionesHoy en día se ha vuelto un lugar común hablar de equipo, y por supuesto, inevitablemente, de liderazgo. Y quizás el problema al que nos enfrentamos en esta etapa de trabajo en equipo y liderazgo es que esperamos que los resultados sean algo exógeno a nosotros, algo propio “del equipo”, de manera que al no alcanzarlos, delegamos la responsabilidad o los motivos al hecho de que los demás no tuvieron la misma disposición de trabajar en conjunto que tuvo uno. Siempre es más fácil ver la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio, reza el dicho popular, pero en la medida en que entendamos, y mejor aún, que actuemos con la disposición de darlo todo en lo individual, demostrando con nuestro ejemplo el potencial que tiene el equipo al que pertenecemos si todos hacemos lo mismo, inevitablemente obtendremos los resultados planteados; y si no, pues podremos estar orgullosos de que dimos todo lo necesario y que fuimos honestos con quienes compartimos la aventura.

Es muy fácil escudar la falta de acción en función de las reglas establecidas, pero cuando de alcanzar las metas se trata, en muchas oportunidades se debe luchar en función de modificar el marco establecido. En ese sentido, esta semana comencé con la frase de Vishen Lakhiani: “There´s a big difference between bending to life’s necessities and blindly accepting that you must live your life according to preconceived rules“. No se trata de ir en contra de todo, sino de entender cuales son las razones que impiden avanzar en el camino hacia la meta, y actuar. Esto puede significar, en el entorno de un equipo de trabajo, simplemente hablar con alguien, conocer de sus circunstancias, ver más allá de lo que parece evidente. Los estoicos nos dejaron una gran herencia en cuanto a conocimiento se refiere, y de Seneca escogí esta frase: “We like to say that we don’t get to choose our parents, that they were given by chance – yet, we can truly choose whose children we wish to be“. Ciertamente, no escogemos a nuestros padres, pero sin lugar a dudas podemos decidir qué hijos queremos ser, lo cual aplica no sólo en el ámbito familiar, sino en el referente a un equipo al cual pertenezcamos. Quién vamos a ser, que aporte vamos a dar, es una decisión que tomamos nosotros. Independientemente de los factores externos, está en nuestro total control la actitud con la cual vamos a enfrentar todo reto o circunstancia que se nos presente, y al final, no será responsable “el equipo”, sino nosotros, cada uno de sus miembros, de los resultados que obtengamos. Por ello es imprescindible conocerse, ser honestos primero con nosotros mismos, para luego poder ser honestos con nuestros compañeros, de manera de poder establecer relaciones de confianza que, sin lugar a dudas, terminarán llevando a todos a la meta común.

La siguiente frase fué una reacción ante las circunstancias. Maximilien Robespierre nos dice: “The secret of freedom lies in educating people, whereas the secret of tyranny is in keeping them ignorant“. Muy a menudo nos vemos sometidos a circunstancias que nos presentan grandes riesgos, así como oportunidades. Por alguna razón, nos es más fácil identificar los riesgos como excusa ante la inacción producida por la incertidumbre; y cuán difícil es identificar las oportunidades. Ante la inquietud por el riesgo percibido, no queda más remedio que esperar que el tiempo muestre si teníamos razón en nuestra percepción, o trabajar en función de disminuir el riesgo, pero esto último no siempre es posible, por lo cual la única opción es esperar, y en mi opinión, hay que hacerlo con la mayor convicción de que las cosas serán como esperamos, y no como tememos. Ante esas circunstancias, donde poco podemos hacer para mitigar el riesgo, debemos hacer un gran esfuerzo y seguir adelante con nuestras vidas, siempre pendientes de lo que suceda, y evaluando si hay alguna posibilidad de participación. En tal sentido, no me queda otra cosa más que confiar en lo que Irving Berlin expresó en su canción “God Bless América” (y que nos bendiga a todos los demás países del mundo también).

Siguió Michael Eisner con su frase: “Failure is good as long as it doesn’t become a habit“. Mucho se ha dicho y escrito acerca del fracaso, y en mi opinión, no se debe temer a alcanzarlo. Lo que hay que preveer es que no podemos ir de fracaso en fracaso en forma contínua. En la historia hay miles de relatos acerca de aquellos que luego de muchos fracasos lograron alcanzar el éxito de sus vidas, y uno mismo tiene sus propias historias al respecto. Lo importante es tener la capacidad de evaluar las circunstancias e intentar nuevamente, pero con algún cambio, porque como dijo Einstein: “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados“. La siguiente frase, de Jay Danzie, me es muy familiar y cercana: “Your SMILE is your LOGO, Your personality is your BUSINESS CARD, How you leave others feeling after having an experience with you becomes your TRADEMARK“. Mi mamá en muchas oportunidades me dijo que yo la desarmaba con la sonrisa, siempre presente, y afortunadamente siempre he podido mantenerme con una actitud positiva y ofreciendo mi mejor sonrisa a la mayoría de las circunstancias de la vida. Incluso, y me pasó hace poco, en los momentos en que estoy muy nervioso, muestro una sonrisa y hasta me río, lo cual en ciertos momentos resulta difícil de entender (y mucho más de explicar). En los Scouts aprendí que “[el Scout] siempre canta y sonríe en sus dificultades”, y siempre ha sido mi forma de actuar. Y resulta ser una actitud importante cuando se esta en un equipo y se enfrentan momentos difíciles. Al final, esa experiencia es la que se dejará en cada una de las personas con las cuales interactuamos, y, en mi opinión, es mejor que te recuerden por tu sonrisa y buena actitud.

Y para finalizar la semana, nuevamente los estoicos me alumbraron el camino. Epicteto me impactó con su frase: “The greater the difficulty the more glory in surmounting it. Skillful pilots gain their reputation from storms and tempests“. Siempre estaremos enfrentados a circunstancias difíciles, y está en nosotros aprender a lidiar con cada una de ellas. La duda y el temor nos acecharán, pero si nos preparamos, podremos utilizarlos en nuestro favor. Y en un equipo de trabajo, ante las dudas que surjan de la posibilidad de éxito, hay que comenzar remontando nuestros temores para infundir al resto la confianza en sobreponerse a las circunstancias. Y lo importante es que cada uno de nosotros está expuesto a ser quien lidere en esos momentos al equipo, por lo cual se debe tener la confianza en las capacidades propias. Las oportunidades no siempre vienen en forma de lámpara mágica, y de lo que muchos piensan que son las peores circunstancias podemos resultar uno de esos líderes casi mitológicos. Sólo hace falta que estemos dispuestos a arriesgarnos, que confiemos en nuestra preparación, que seamos absolutamente honestos, y que tengamos la humildad siempre requerida para destacarnos no sobre los demás, sino sobre las circunstancias.

Reflexión de la semana: Confianza

noviembre 5, 2016

Confianza: Esperanza firme que una persona tiene en que algo suceda, sea o funcione de una forma determinada, o en que otra persona actúe como ella desea. Seguridad, especialmente al emprender una acción difícil o comprometida.

reflexionesEn la vida se van presentando circunstancias, y en base al cúmulo de conocimientos y experiencia que se tiene, se van atendiendo y, cuando es necesario, resolviendo. Por lo general uno se la vive preparándose para lo que le depare el futuro, en una especie de misión suicida continuada, ya que no se tiene ni la menor idea de si el conocimiento o la experiencia que se está adquiriendo va a ser de utilidad. Es algo así como cuando uno se compra un vehículo 4×4, aún cuando jamás en la vida ha ido más de 100 metros a la redonda de un estacionamiento asfaltado, pero se siente uno tranquilo porque “si llega a presentarse la necesidad”, pues se tiene “la mocha” para meterse por donde haga falta (claro, si no se trancó por falta de uso). Pero, cuando llega la oportunidad, entonces uno termina impresionado de cuanto conocimiento y experiencia se tiene. Y lo que más me llama la atención es, precisamente, que uno termina viendo que tiene una mayor capacidad de la que se imaginaba disponible, lo cual es un reflejo del nivel de confianza que se tiene en uno mismo. En ese sentido, comencé la semana con una frase de Stan Beecham: “We do what we think we can do. We don’t attempt what we think we are incapable of.“. Hay que escucharse, entenderse y tenerse confianza de que se podrá hacer lo que se le presente, y de esa manera al menos tomar la decisión en forma oportuna sobre si se ataca o se esquiva la situación. Steven D. Levitt & Stephen J. Dubner siguieron con su frase “Don’t listen to what people say; watch what they do.“. Siempre habrá en el camino quienes te dicen mil maneras de cómo hacer las cosas “bien“, por lo general en un tono de crítica, pero al ver la consistencia entre lo que dicen y lo que hacen, se encuentran inmensas distancias. Por ello, se hace imprescindible la seguridad que tengamos de que estamos haciendo las cosas bien de acuerdo a nuestra experiencia, por supuesto, con la disposición a escuchar los consejos que siempre son de utilidad, pero con la confianza de que alcanzaremos las metas establecidas. Y, recuerdan esa película donde actúan Tom Hanks y Leonardo DiCaprio que se llama “Atrápame si puedes“, donde DiCaprio hace de un falsificador que al final termina trabajando para el FBI? Pues en la vida real, ese personaje se llama  Frank Abagnale Jr., de quien publiqué la frase: “It’s not what a man has but what a man is that’s important. I know who I am and what I am, and that’s what counts, not what other people might think of me.“. Muy relacionado con la frase anterior, es importante estar claro y a la vez orgulloso de quien se es. La vida trata de estar siempre evolucionando, pero en cada momento, debemos saber y tener confianza en quienes somos. No nos debería importar lo que se diga de nosotros basado en lo que tenemos, lo que hacemos o lo que logramos. Nadie conoce mejor que nosotros mismos el camino que decidimos recorrer, por lo cual es fundamental que, una vez decidimos la ruta, nos mantengamos en forma autónoma tomando las decisiones que nos corresponda, siempre convencidos de que es la mejor decisión. Y si resulta que no lo fué, pues corregir pero siempre seguir hacia adelante. Me causó mucha impresión la frase de Nassim Nicholas Taleb: “Missing a train is only painful if you run after it! Likewise, not matching the idea of success others expect from you is only painful if that’s what you are seeking.“. Recientemente, y por el proyecto que también llevo relacionado al éxito, he estado invitando a quienes quieran participar a mostrar las distintas formas que tiene el éxito. Aunque ya el ejemplo ha perdido mucho valor, el éxito no es simplemente llegar a ser como Donald Trump. Todos, absolutamente todos, somos exitosos en lo que hacemos y vivimos, y debemos sentirnos orgullosos de ellos. Siempre habrán barreras que nos encontremos, pequeños fracasos que no son más que oportunidades para aprender, ampliar nuestra experiencia, y reducir la probabilidad de que nos vuelva a suceder en el futuro. Pero es fundamental tener muy claro (o al menos claro) lo que buscamos y hacia donde vamos, y aferrarnos a nuestra capacidad para alcanzar esa(s) meta(s), muy a pesar de lo que nos puedan decir a través de las críticas. Y para cerrar la semana, Albert Einstein, ese mítico personaje, con una frase de mucho peso: “Those who have the privilege to know have the duty to act.“. La complicidad se alcanza con tan solo omitir la acción. Y si se hace a pesar de saberse dueño de alguna forma de aporte o solución, peor la situación es. Luego de las consecuencias no tiene sentido decir que se sabía que eso iba a ocurrir. La participación oportuna tiene que ser la punta de lanza de aquellos que se saben con la razón, aún cuando la misma tenga que ser sometida al examen público, que no tendría problema alguno si se confía en las razones por las cuales se asume que se tiene. Y la confianza juega un papel primordial, ya que se debe tener no sólo para dar ese paso al frente y realizar el aporte en beneficio de la solución de la situación planteada, sino para que, en caso de estar equivocado, aceptar la razón, corregir y seguir avanzando. Y al respecto, esa confianza que se debe tener uno mismo se expresa perfectamente en esta frase de Sonja Henie con la cual cierro esta reflexión: “The world never puts a price on you higher than the one you put on yourself

Reflexión de la semana: Adaptación

octubre 29, 2016

reflexionesCuando se está sometido a cambios que se consideran radicales, lo más importante no es enfrentarlos y asumirlos, sino adaptarse a los mismos. Y es que es muy distinto Adaptarse que Acostumbrarse. El acostumbrarse no significa necesariamente que se internaliza el cambio (y yo osiempre asumo que todo cambio es para mejorar!), sino quizás acostumbrarse a que las cosas, las situaciones, simplemente no van a ser como se planificó, lo cual conlleva algo de derrota. Pero adaptarse, por el contrario, es como asumir que las cosas no serán como se planificó y buscar sacar lo mejor de cada situación. Así, comencé la semana con una frase de Steve Jobs: “Your work is going to fill a large part of your life, and the only way to be truly satisfied is to do what you believe is great work. The only way to do great work is to love what you do“. Definitivamente no se trata de hacer algo que te guste, sino que te guste lo que estas haciendo, y en lo referente al trabajo, siempre conseguimos las razones por las cuales el trabajo no es lo que nos gusta, sin embargo, nunca tendremos un trabajo que realmente nos guste. Por algo nos pagan por hacerlo, no? Pero eso no significa que no lo hagamos con pasión, que cada día represente un nuevo reto y que al final del mismo sintamos que estamos avanzando. Si no es así, no pierdas más el tiempo y busca otro trabajo. Luego, me llamó la atención esta frase de Ed Catmull: “It’s not the manager’s job to prevent risk. It’s the manager’s job to make it safe for others to take them“. Uno comienza a prepararse quizás desde su casa, luego en la Universidad (a quienes hemos tenido ese privilegio) y luego viene la etapa de adquirir experiencia en el ámbito laboral. Por supuesto que en ese camino se enfrenta uno a muchas situaciones que le son desconocidas, pero que esa preparación, cada clase que se recibió, cada consejo que se escuchó, va tomando sentido. Y luego llega ese momento en que te sientes protagonista de alguna de las situaciones “teóricas” que se vieron o escucharon, y te parece increíble que te esté sucediendo. Y toca tomar la decisión de hacer lo que se aprendió, o de inventar cualquier otra solución. Cuando vemos las estrellas en la noche, no recordamos que no brillan por luz propia, sino por la que reflejan, a pesar de que no vemos en ese momento el sol.

En estos días me ha tocado decir muchas veces por qué no soy bueno vendiendo, o mejor dicho, por que no soy bueno como Vendedor, y es que para mí el secreto de un vendedor es la relación que establece con sus clientes, al punto que dejan de ser clientes para ser amigos, compañeros. En un equipo de Beisbol (y me voy a ir por este camino aún cuando en deportes soy un ignorante) hay pitchers abridores y cerradores (y creo que intermedios). Lo cierto del caso es que yo sé que soy bueno, en cuanto a ventas se refiere, para llegar a darle la estocada final a un cliente. Pero no soy bueno en mantener la relación; Y como iempre he estado en Operaciones, pues la queja a la que siempre nos enfrentamos por parte de ventas es que no los apoyamos. Por eso, esta frase de Martin Baird se me hizo tan llamativa, al quizás dar alguna respuesta a esa queja de ventas en cuanto a no apoyarlos: “Inconsistent customer service is worse than bad customer service”. Pero también hay que estar claros que el servicio al cliente no es solo el que hacemos en sus instalaciones, sino esa percepción que tiene de la relación con quien le provee del servicio. Y hablando de esa relación, obviamente el cliente es el centro de las acciones, pero resulta que si no se cuenta con una oferta de valor real e impresionante, se “baja” al nivel donde solo el valor económico cuenta, y en ese aspecto, los clientes siempre saldrán ganando, ya que como indica Mark Sanborn en su frase: “The customers that are willing to pay you the least will always demand the most“.

Y, finalmente, la frase que complementa esta semana de parte de Charles Darwin: “It is not the strongest of the species that survives, nor the most intelligent, but the one most responsive to change“. La adaptación termina siendo un proceso que, si se están haciendo las cosas bien, debe ser contínuo, ya que siempre se estará sometido a un cambio. Y lo más importante es lograr encontrar lo positivo en todo cambio. Obviamente, hay eventos que son devastadores, pero que de igual manera, más que dejarns vencer por ellos, debemos tomarlos como base para construir lo que sea necesario para mantenernos en el camino, siempre hacia adelante.

Reflexión de la semana: Descubrimiento 

octubre 14, 2016

reflexionesEn las últimas semanas he estado enfrentandome a muchos de  mis temores, de los cuales el más complicado ha sido al cambio. Uno se traza un plan, basado en las condiciones del momento y lo que se prevee que va a ser el futuro, y, como es la vida, de repente todo cambia. Hay quienes tienen capacidad de adaptación rápida, y otros que hemos tenido que aprender por supervivencia, haciendo que el proceso tarde mas tiempo. Lo positivo es que he descubierto que puedo adaptarme hasta a las situaciones más impensables. Comencé la semana con una cita de Brian Gazer: “life isn’t about finding the answers, it’s about asking the questions“. Lo normal es buscar respuestas. Pero cuando se piensa qué preguntas se quieren responder, termina uno descubriendo que son preguntas que otros han hecho. Por ello, es necesario cambiarse de acera y comenzar a ser uno quien haga las preguntas que otro responda. Luego compartí una cita de Betsy Sanders: “Service, in short, is not what you do, but who you are. It is a way of living that you need to bring to everything you do, if you are to bring it to your customer interactions“. En las últimas semanas, entre los cambios que me ha tocado vivir, está el comenzar a aprender lo que forma parte del mundo de las ventas. Para mi sorpresa, llegué a la conclusión de que sabía más de lo que siempre asumí. En primer lugar, no hay mejor manera de comportarse como vendedor que actuar considerándose un cliente. Uno, como cliente, sabe muy bien lo que espera de un vendedor. Ese “feeling”, ese “nosequé”, el sentir que quien nos está ofreciendo algo es sincero, cree en lo que ofrece, y no busca estafarnos. Y en mi caso, que desde hace muchos años trabajo en el área de Servicios, pues el tema es mucho más profundo. Cuando adquirimos un Servicio, es porque contamos, confiamos en que el mismo va a proveer una seguridad. Nada peor que un cliente que adquiera un servicio por necesidad o por no tener más opción. Termina siendo una especie de secuestro, una relación basada en el síndrome de estocolmo. Y eso está muy mal. Cualquiera vende un Iphone, pero no todos transmitimos la confianza, seguridad y compromiso que se requiere para establecer relaciones alrededor de un Servicio. Luego, una frase muy profunda de Chuck Klosterman: “The villain is the person who knows the most but cares the least“. En lenguaje coloquial traduciría esa frase como “voy a dejarlos que se jodan para luego demostrarles que yo sabía como solucionar el problema”. Hoy en día con el boom del Liderazgo, vemos como muchos se hacen llamar como tales pero, llegado el momento, no dan todo por el beneficio del equipo, lo cual los hace caer de ese pedestal a velocidades infinitas y a profundidades inéditas. En los tiempos recientes se ha puesto de moda el tema de la planificación. “Task Lists” y todas las versiones de aplicaciones de seguimiento son al menos tema común hoy en día, y en mi caso, he logrado sentirme menos estresado en medio del mar de requerimientos y expectativas basandome no solo en la planificación sino en la visualización de lo que va a ser cada uno de mis días. Jim Rohn resume de manera magistral lo que siento con su frase: “Never begin the day until it is finished on a paper“. Y cerré la semana con una frase de alguien a quien admiro profundamente desde que lo escuché por primera vez en el podcast de Tim Ferris. Un militar exitoso dedicado a transmitir su experiencia para aplicarla en todas las áreas de la vida, y que en mi caso ha ejercido una gran influencia. De manera muy sencilla, y con su teoría del “Extreme Ownership“, Jocko Willink dice en su libro: “There can be no leadership where there is no team“. Hay quienes se proclaman Líderes basados en sus conocimientos y capacidades, pero no pertenecen a ningún equipo. Si pueden formar parte de grupos de personas reunidas por exigencias laborales, pero que de ninguna manera son un equipo. Y se les va la vida autoconvenciéndose de que el problema es “exógeno” a sus capacidades y conocimientos, cuando la realidad es tan sencilla y patética: no tienen equipo.

Afortunadamente, la vida siempre nos dará las oportunidades que necesitamos. Está en nosotros el prepararnos día a día para poder identificarlas y aprovecharlas. No hay mayor satisfacción que hacer lo que a uno le gusta, e ir descubriéndose a uno mismo. Y mejor aún cuando es en compañía. Hace que uno desarrolle ese sentido de pertenencia que es tan importante al momento de evaluar el camino andado. Se pueden haber cometido errores, pero si sientes que estás en el camino correcto, todo cuanto hagas te irá impulsando hacia tu meta. Y al respecto, al final final de la semana compartí parte de la letra de una canción que me gusta mucho, de Fito & Fitipaldis que se titula Antes de que cuente diez: “Lo que me llevará al fnal, serán mis pasos, no el camino. Ya ves que siempre vas detrás, cuando persigues al destino“.