Perdiendo el Trabajo


Con mucha preocupación observo cómo, sobre todo en los últimos años, hemos ido perdiendo el trabajo. Pero no me refiero necesariamente al empleo, a esa actividad que diariamente realizamos millones de venezolanos y, obviamente, seres humanos alrededor del mundo, sino del concepto, de la idea, del estado en el cual deberíamos estar mientras nos dedicamos a cualquier actividad con la esperanza de vivir de la misma. Así, vemos como en Venezuela, se ha hecho presente un proceso de “banalización” del trabajo. Llega una fecha como el 1ro de Mayo, y se hace presente el significado del día del trabajador para quienes detentan y aspiran detentar el poder: aumento del sueldo mínimo y demostración de fuerza electoral. Lamentablemente, a eso se ha reducido una fecha como esta. Con la llegada del 1ro de Mayo, se escuchan los anuncios de los aumentos, tan esperados y merecidos por todos, y los discursos que indican lo injusto o poco de los mismos. Se observa como , por un lado, en forma patética se utiliza el hecho de ser un trabajador, como medio de amedrentamiento para que se participe en marchas que den cuenta del poder de convocatoria del Gobierno, y por otro, como quienes no tienen ese yugo, marchan en contrapeso, además de para hacer ver la realidad de lo que ocurre con el tema laboral en Venezuela. Desde muy joven escuchaba como decían “el trabajo ennoblece”, o “ningún trabajo es motivo de vergüenza”. Hoy en día parecieran tender a desaparecer esas y otras concepciones al respecto, y más a la luz de las realidades que vivimos. Sin embargo, hay muchos puntos que se deberían atender, especialmente en una fecha como la de hoy, pero que por su naturaleza incómoda, se prefieren dejar de lado a la sombra de la discusión de si se ganará o no cesta ticket. A eso han reducido nuestro interés por el trabajo.

Cuando hablan del día del trabajador, lo primero que se nos viene a la mente son los empleos que hemos tenido, y las personas que conocemos que trabajan. Por lo general, a todos ellos van dirigidos los actos y medidas que se generan como resultado de la digna fecha. Sin embargo, creo que particularmente el Gobierno, y quienes aspiran a conformarlo, deberían considerar el complemento a lo tradicional. En un día como hoy, mientras veo en la televisión a tantos trabajadores reclamando justas aspiraciones, pienso en los niños que aún cuando se ofreció hace demasiado tiempo sacarlos de la calle “a cuenta de cambiarse el nombre”, permanecen como fieles testigos de la desidia gubernamental trabajando en cualquier cosa que les permita ganar algo para poder sobrevivir. Todos los días, en la ruta hacia mi lugar de trabajo, paso por un lado de una viejita con una niña especial en una silla de ruedas, que pide ayuda. Esa niña, aún sin saberlo, es una trabajadora de nuestro país. Una trabajadora que jamás recibirá un 15 y un último, que no tiene seguro, que no gana cesta tickets. Sin embargo, todos los días está allí, en el mismo lugar, desempeñando su trabajo. Más abajo paso por un lugar donde atienden a lo que llamamos “mendigos”. Todos los días a las 8 de la mañana abren, de manera que hay una cola de gente, de todas las edades, esperando pacientemente que abran para que los atiendan, los bañen, los hagan sentir que estan vivos. Ese es su trabajo. No ganan nada por eso, pero hacer el esfuerzo por estar allí todas las mañanas, al menos de lunes a viernes que es cuando los veo, les permite sobrevivir. En una estación de servicio donde de vez en cuando me detengo a llenar mi tanque, me siento en la obligación de darle a una señora, que carga a cuestas una niña mas o menos de la misma edad que la mia, el equivalente a un tanque de gasolina de mi carro. Se acerca decentemente, demostrando pena, y pidiendo con mucha decencia una ayuda. Mira nerviosa hacia la oficina de la estación de servicio, desde donde el dueño sale cada tanto tiempo a gritarle que se vaya. Esa señora es una trabajadora, que no aplica al seguro social, pero que religiosamente asiste a buscar el sustento como cualquier otro ciudadano.

Mientras nos advierten de la guerra que implementará “el imperio” para acabarnos, parecieramos no advertir la que desata el lobo vestido de oveja. Es el efecto del Circo Romano. Mientras el pueblo disfruta desde las gradas, el Gobierno coloca a las empresas y empresarios en la arena, para sistemáticamente irlos acabando. La sangre que se derrama es la de ellos, mientras Emperador y Pueblo disfrutan del espectáculo. De vez en cuando aparece un luchador que logra aguantar todo, y presentarse en varias funciones, pero cuando se advierte, se hace cualquier cosa para acabarlo, ya que representa una esperanza. Muchos de los que un día estaban en las gradas, y que disfrutaron de ver el sangriento espectáculo, un día se lanzan a la arena, y es entonces cuando caen en cuenta del error que cometían, pero ya es tarde. El punto no es si el sueldo mínimo es el máximo de latinoamérica, o si se reducirá la jornada de trabajo. No es en los números donde está la solución a todos los problemas, sino en los signos que los acompañen. Mientras permitamos que nos resten las voluntades a cambio de dádivas, y nos dividan socialmente, seguiremos o empeoraremos nuestra situación. Si por el contrario sumamos voluntades y multiplicamos las buenas experiencias, tendremos esperanzas de que, algún día, celebremos realmente el día del trabajador, no con un aumento de sueldo, sino disfrutando del progreso arrollador de un país que lo tiene todo para salir adelante.

Anuncios

Protesta Suiza


Lunes, entre las 3 y las 6 de la mañana. La gente se para,se viste, se arregla; sale a agarrar su medio de transporte (bus, buseta, metro, carro particular). Subiendo de guarenas la cola está imposible, como todos los lunes; La cota mil peor que siempre, porque de paso están los bomberos y la guardia nacional apagando los incendios en el ávila; La Francisco Fajardo, devorándose las miles de horas hombre de todos los días.

Lunes, entre las 8 y las 9 de la mañana. La gente llega a sus oficinas, y consiguen las puertas cerradas. El vigilante informa, con los labios blancos de miedo ante el acecho de la multitud, para lo cual nadie se había preparado, que debido al decreto Presidencial, nadie puede entrar a trabajar. La escena se repite a lo largo y ancho del país. Los trabajadores se enardecen a las puertas de sus oficinas y lugares de trabajo. Los encargados de la seguridad física de estos sitios llaman urgidos a los organos de seguridad del estado, pero obtienen como respuesta que no pueden apoyarlos, ya que es el lunes antes de semana santa, y debido, precisamente al mismo decreto, y como los han excluido del beneficio del mismo, están en pleno operativo semana santa 2010. Los estudiantes, por su lado, protestan por que se abran las puertas de sus casas de estudio. La pelea es corta, ya que sin el apoyo de la policia, y especialmente de la ballena, que afortunadamente presta el servicio de refrescar las faldas del ávila, la lucha contra los vigilantes, todos eventuales, lo cual significa que son estudiantes también en su mayoría, ya que los titulares están haciendo uso de su “decreto”, es corta. Se abren las puertas de todas las universidades, y los profesores y empleados universitarios están todos presentes, a pesar de haber reservado, desde hace al menos un año, su semana de “tiempo compartido” en Margarita o alguna paradisíaca isla del caribe.

Los maestros todos defienden las entradas a las escuelas, y desde el frente del Ministerio de Educación, el sindicato que los agrupa hace el llamado insistente a los padres para que envíen a los niños a la escuela. Garantizan el orden y la seguridad de los mismos, aunque aclaran que debido a que es una semana de protesta, no habrán exámenes ni evaluaciones de ningún tipo en este período.

Los medios de comunicación transmiten al mundo la protesta cívica que se está presentando en Venezuela. Todos los ojos del mundo se posan sobre nuestro país, que así como hace 200 años, da el ejemplo y marca la pauta con respecto al hecho de no trabajar, así sea por razones de ahorro energético. Algún vocero de un sindicato de trabajadores, explica a las cámaras que se aprovecharán estos días “para determinar las maneras alternas de ahorrar energía, así como plantearle al Gobierno un plan de concientización de ahorro de energía a corto, mediano y largo plazo”. Incluso algunos indican que, guardando el debido respeto a las tradiciones religiosas propias de esta época, están discutiendo si aprovechar y solicitar un “contra-decreto” que no solo anule el original que daba como feriado el lunes, martes y miércoles, sino que recordando las palabras del Presidente del año pasado, y en vista de la necesidad de sacar el país adelante, que se declare el jueves y viernes santo como “día laborable de acuerdo a lo establecido en la LOT”, con lo cual se cumpliría la urgente necesidad, expresada ya por el Presidente en uno de sus programas dominicales, de reducir la cantidad de días de vacaciones. Todo este movimiento genera la reacción de los Presidentes del mundo, sindicatos, hasta el Papa se pronuncia al respecto apoyando la acción civil que lleva adelante “el bravo pueblo” venezolano. Por todos los canales de noticias, se repite la escena de los sitios de trabajo donde está la gente ocupada de sus responsabilidades como si fuera un día normal de trabajo, y de cuando en vez alguien llama a la población a unirse a la protesta, a asistir a su puesto de trabajo, y a solicitar la declaración del jueves y viernes santo como “dia laborable”.

La CTV llama a marcha, y todos aquellos que no pueden entrar a su oficina o lugar de trabajo van a la misma. Es un desfile de corbatas, tacones, maletines, hasta los motorizados asisten al llamado, y se ven pancartas que dicen “con mi trabajo no te metas!”, y otros dicen “con mi tiempo no te metas!”.

Obviamente, el relato anterior es pura fantasía. Esto solo sucedería si Venezuela fuera Suiza (o si Venezuela estuviera llena de Suizos, que es mas o menos lo mismo).

En nuestro caso, vimos como en base a un hecho producto de la falta de planificación, se procede con una medida que más allá de todos los epitetos que se le puedan asignar, resulta absolutamente efectiva debido a que nosotros, los venezolanos, vimos que era lo que siempre habíamos soñado. No se puede dejar de reconocer que es una medida “igualadora”, ya que aquellos “venezolanos de segunda”, que siempre tenemos que trabajar el lunes, martes y miércoles de semana santa y ver que hacemos con los muchachos, ya que los “venezolanos de primera” que si disfrutaban tradicionalmente de toda la semana santa libre se iban a un muy merecido descanso, pues tenemos la oportunidad de disfrutar también de este, cuando menos extraño, puente del lago pontchartrain. Nadie protestó la medida. La oposición preparó sus trajes de baño (también tienen derecho, no?). Y, en fin, pues aquí estamos disfrutando, gracias a nuestro (por ahora muy querido) Presidente de unas merecidas “minivacaciones”.

A propósito de estas “vacaciones oficiales”, a ver a que conclusión llegamos de acuerdo a las siguientes frases:

El gobierno es bueno cuando hace felices a los que viven bajo el y atrae a los que viven lejos. Confucio

El mejor gobierno no es aquel que hace más felices a los hombres, sino aquel que hace felices al mayor número de personas. Jaques Duclos

19 de Abril de 1810: Qué creías que pasó ese día?


Recientemente, he tenido oportunidad de leer varios libros de historia, que me han permitido conocer algunos detalles que, al menos a mí, me han creado hasta confusión. Y esto debido a que después de haber crecido entendiendo una cosa, pues resulta que sale alguien y dice que eso podría no ser así, generando una gran duda. Una de las grandes confusiones es con la fecha del 19 de Abril de 1810.
Crecí metiendome en la cabeza las fechas de la historia. Con toda seguridad siempre supe que los días de fiesta nacional, lo eran porque no había clases, lo cual es la mejor publicidad que pueden tener. Sin embargo, me costaba memorizarlas. Por televisión terminaba viendo algún discurso o desfile que me indicaba que se celebraba. Pues bien, el 19 de Abril, siempre estuve enterado que se celebraba la “Proclamación de la Independencia de Venezuela”, o la firma del acta de proclamación de la independencia. Esto incluía la famosa escena donde el padre Madariaga, alzaba su dedo detrás de Emparam, para que el pueblo respondiera “NO”, a su pregunta de si querían que siguiera aquí. Y bueno, de ahí, a la historia de Bolívar, la guerra de independencia, etc, pues era solo un paso. Para mí, en sentido práctico, ese fué el día que le dijimos “NO” a los españoles, mandandolos a lavarse ese paltó a otro lado, porque nosotros queriamos ser libres del yugo que nos tenían impuesto. Esto, para mí, significaba que estaban los oprimidos venezolanos, un día todos sentados viviendo sus miserables vidas, que eran miserables porque los malditos españoles los oprimían y hacían muy infelices, maltratandolos, vejandolos, utilizandolos, por lo cual, un día, en la primera oportunidad que tuvieron nuestros antepasados, se alzaron en armas, mataron a cuanto español se les atravesó, nos inculcaron el odio que debíamos tenerles por tantos años de opresión, y ese día, formalizaron la gestión, firmando un Acta de Proclama de nuestra Libertad. Por supuesto que esto encajaba perfectamente en mi mente, mas aún cuando cada año, había un desfile militar, que para mí, en mi inocencia, representaba un “metete conmigo otra vez” que le deciamos a los españoles y a cuanto muérgano pretendiera venir a quitarnos nuestra libertad. Así crecí, pensando eso, hasta que me puse a leer otros libros, que no eran los que siempre y por obligación, leía (o pensaba que lo hacía).
Años después, consigo información contradictoria, y hasta confusa, ya que mezcla hasta a Napoleón en nuestra historia, lo cual, hasta ese día, no estaba en ningún trabajo que haya presentado en la escuela, liceo o universidad. Pues bien, comencé a leer que los venezolanos no eran infelices antes del 19 de abril de 1810. Sí los habían, y en gran cantidad (nada mas los mulatos, negros, pardos, esclavos, etc), pero los “chivos”, eran muy felices con los españoles, ya que, de hecho, eran leales vasallos de Su Majestad, el Rey de España. Lo defendían, lo querían, lo respetaban. Pero (y aquí se pone interesante la historia, desconocida hasta ese momento por mi), llegó Napoleón, y en su rollo de conquista en Europa, termina invadiendo a España (hay toda una historia con esto, pero si no conocía la nuestra, mucho menos la de España. De paso, los Españoles se alzaron y fregaron a mas de 200.000 hombres de Napoleón, pero eso es otra historia), y en el proceso, se aprovecha de un pleito que tenían Carlos IV y Fernando VII (padre e hijo), haciendo que el segundo abdique por el primero, sin saber que el primero había abdicado por Napoleón, por lo cual Napoleón pone a su hermano José como Rey de España, con una Junta de Regencia. Entonces, es que se prende el rollo aquí en Venezuela.
Los venezolanos, como dije antes, fieles vasallos del Rey de España, no reconocen ni a Napoleón, ni a José, ni a la Junta de Regencia, representada en Venezuela por Emparan, por lo cual, el 19 de Abril de 1810, se alzan CONTRA NAPOLEON, y se declaran leales a Fernando VII, y cierran el Acta diciendo: ¡Viva nuestro rey Femando VII, nuevo Gobierno, muy ilustre Ayuntamiento y diputados del pueblo que lo representan!
Por supuesto, que luego de esto, lo demás es lo que conocemos de la historia. En estos días, hablando con un amigo historiador (razón por la cual escribo este cuento), le comento todo esto, y me dice: “no, y no sabes la razón por la cual Napoleón invadió España! POR LA PAPA, POR LA PAPA QUE SE LLEVABAN LOS ESPAÑOLES DE AMERICA!!!” Eso retumbó más adentro en mi mente, llevandome a concluir que nuestra libertad actual, tuvo su inicio en la necesidad de Napoleón por hacerse de comida para su ejército, específicamente por la papa. TODO POR LA PAPA!!!!! Esto queda como tarea para investigar.
Pues bien, ante toda esta evidencia, recurrí a los almanaques oficiales a ver que decían, solo para corroborar si es que estaba loco, y me encuentro una sorpresa mayor: ahora, en el almanaque oficial, esta fecha patria dice: 18 de abril de 1810. Acta, inicio del movimiento revolucionario emancipador de Venezuela (Descargar). YO NUNCA CELEBRE ESO!!! Pero bueno, debo confesar que tampoco fuí muy bueno en historia, y que es ahora que me he puesto a leer acerca de la misma con un poco mas de seriedad.
Como puede haberle pasado a cualquier otro, yo no había leído el Acta del 19 de Abril de 1810. Seguramente, cada año, en los actos protocolares, van y buscan el libro original, lo leen, y aplauden, aplaudimos. Si lo hicieron, jamás le presté atención a lo que contiene el acta, pero dadas las circunstancias recién descritas, lo busqué, lo leí, y se lo dejo aquí a quien quiera verificar lo recién explicado. Al leer nuestra historia, definitivamente entendemos como llegamos a nuestro presente. Disculpenme los historiadores si mi estilo no concuerda con lo formal que debe llevar la historia, pero es como la entiendo, y quizás como es más fácil que la entienda cualquier otro como yo.

ACTA DEL 19 DE ABRIL

(19 de abril de 1810)

En la ciudad de Caracas a 19 de abril de 1810, se juntaron en esta sala capitular los señores que abajo firmarán, y son los que componen este muy ilustre Ayuntamiento, con motivo de la función eclesiástica del día de hoy, Jueves Santo, y principalmente con el de atender a la salud pública de este pueblo que se halla en total orfandad, no sólo por el cautiverio del señor Don Fernando VII, sino también por haberse disuelto la junta que suplía su ausencia en todo lo tocante a la seguridad y defensa de sus dominios invadidos por el Emperador de los franceses, y demás urgencias de primera necesidad, a consecuencia de la ocupación casi total de los reinos y provincias de España, de donde ha resultado la dispersión de todos o casi todos los que componían la expresada junta y, por consiguiente, el cese de su funciones.

Y aunque, según las últimas o penúltimas noticias derivadas de Cádiz, parece haberse sustituido otra forma de gobierno con el título de Regencia, sea lo que fuese de la certeza o incertidumbre de este hecho, y de la nulidad de su formación, no puede ejercer ningún mando ni jurisdicción sobre estos países, porque ni ha sido constituido por el voto de estos fieles habitantes, cuando han sido ya declarados, no colonos, sino partes integrantes de la Corona de España, y como tales han sido llamados al ejercicio de la soberanía interina, y a la reforma de la constitución nacional; y aunque pudiese prescindirse de esto, nunca podría hacerse de la impotencia en que ese mismo gobierno se halla de atender a la seguridad y prosperidad de estos territorios, y de administrarles cumplida justicia en los asuntos y causas propios de la suprema autoridad, en tales términos que por las circunstancias de la guerra, y de la conquista y usurpación de las armas francesas, no pueden valerse a sí mismos los miembros que compongan el indicado nuevo gobierno, en cuyo caso el derecho natural y todos los demás dictan la necesidad de procurar los medios de su conservación y defensa; y de erigir en el seno mismo de estos países un sistema de gobierno que supla las enunciadas faltas, ejerciendo los derechos de la soberanía, que por el mismo hecho ha recaído en el pueblo, conforme a los mismos principios de la sabia Constitución primitiva de España, y a las máximas que ha enseñado y publicado en innumerables papeles la junta suprema extinguida.

Para tratar, pues, el muy ilustre Ayuntamiento de un punto de la mayor importancia, tuvo a bien formar un cabildo extraordinario sin la menor dilación, porque ya pretendía la fermentación peligrosa en que se hallaba el pueblo con las novedades esparcidas, y con el temor de que por engaño o por fuerza fuese inducido a reconocer un gobierno ilegítimo, invitando a su concurrencia al señor Mariscal de Campo don Vicente de Emparan, como su presidente, el cual lo verificó inmediatamente, y después de varias conferencias, cuyas resultas eran poco o nada satisfactorias al bien público de este leal vecindario, una gran porción de él congregada en las inmediaciones de estas casas consistoriales, levantó el grito, aclamando con su acostumbrada fidelidad al señor Don Fernando VII y a la soberanía interina del mismo pueblo; por lo que habiéndose aumentado los gritos y aclamaciones, cuando ya disuelto el primer tratado marchaba el cuerpo capitular a la iglesia metropolitana, tuvo por conveniente y necesario retroceder a la sala del Ayuntamiento, para tratar de nuevo sobre la seguridad y tranquilidad pública.

Y entonces, aumentándose la congregación popular y sus clamores por lo que más le importaba, nombró para que representasen sus derechos, en calidad de diputados, a los señores doctores don José Cortés de Madariaga, canónigo de merced de la mencionada iglesia; doctor Francisco José de Rivas, presbítero; don José Félix Sosa y don Juan Germán Roscio, quienes llamados y conducidos a esta sala con los prelados de las religiones fueron admitidos, y estando juntos con los señores de este muy ilustre cuerpo entraron en las conferencias conducentes, hallándose también presentes el señor don Vicente Basadre, intendente del ejército y real hacienda, y el señor brigadier don Agustín García, comandantesubinspector de artillería; y abierto el tratado por el señor Presidente, habló en primer lugar después de su señoría el diputado primero en el orden con que quedan nombrados, alegando los fundamentos y razones del caso, en cuya inteligencia dijo entre otras cosas el señor Presidente, que no quería ningún mando, y saliendo ambos al balcón notificaron al pueblo su deliberación; y resultando conforme en que el mando supremo quedase depositado en este Ayuntamiento muy ilustre, se procedió a lo demás que se dirá, y se reduce a que cesando igualmente en su empleo el señor don Vicente Basadre, quedase subrogado en su lugar el señor don Francisco de Berrío, fiscal de Su Majestad en la real audiencia de esta capital, encargado del despacho de su real hacienda; que cesase igualmente en su respectivo mando el señor brigadier don Agustín García, y el señor don José Vicente de Anca, auditor de guerra, asesor general de gobierno y teniente gobernador, entendiéndose el cese para todos estos empleos; que continuando los demás tribunales en sus respectivas funciones, cesen del mismo modo en el ejercicio de su ministerio los señores que actualmente componen el de la real audiencia, y que el muy ilustre Ayuntamiento, usando de la suprema autoridad depositada en él, subrogue en lugar de ellos los letrados que merecieron su confianza; que se conserve a cada uno de los empleados comprendidos en esta suspensión el sueldo fijo de sus respectivas plazas y graduaciones militares; de tal suerte, que el de los militares ha de quedar reducido al que merezca su grado, conforme a ordenanza; que continúen las órdenes de policía por ahora, exceptuando las que se han dado sobre vagos, en cuanto no sean conformes a las leyes y prácticas que rigen en estos dominios legítimamente comunicadas, y las dictadas novísimamente sobre anónimos, y sobre exigirse pasaporte y filiación de las personas conocidas y notables, que no pueden equivocarse ni confundirse con otras intrusas, incógnitas y sospechosas; que el muy ilustre Ayuntamiento para el ejercicio de sus funciones colegiadas haya de asociarse con los diputados del pueblo, que han de tener en él voz y voto en todos los negocios; que los demás empleados no comprendidos en el cese continúen por ahora en sus respectivas funciones, quedando con la misma calidad sujeto el mando de las armas a las órdenes inmediatas del teniente coronel don Nicolás de Castro y capitán don Juan Pablo de Ayala, que obrarán con arreglo a las que recibieron del muy ilustre Ayuntamiento como depositario de la suprema autoridad; que para ejercerla con mejor orden en lo sucesivo, haya de formar cuanto antes el plan de administración y gobierno que sea más conforme a la voluntad general del pueblo; que por virtud de las expresadas facultades pueda el ilustre Ayuntamiento tomar las providencias del momento que no admitan demora, y que se publique por bando esta acta, en la cual también se insertan los demás diputados que posteriormente fueron nombrados por el pueblo, y son el teniente de caballería don Gabriel de Ponte, don José Félix Ribas y el teniente retirado don Francisco Javier Ustáriz, bien entendido que los dos primeros obtuvieron sus nombramientos por el gremio de pardos, con la calidad de suplir el uno las ausencias del otro, sin necesidad de su simultánea concurrencia.

En este estado notándose la equivocación padecida en cuanto a los diputados nombrados por el gremio de pardos se advierte ser sólo el expresado don José Félix Ribas. Y se acordó añadir que por ahora toda la tropa de actual servicio tenga prest y sueldo doble, y firmaron y juraron la obediencia a este nuevo gobierno.

Vicente de Emparan; Vicente Basadre; Felipe Martínez y Aragón; Antonio Julián Álvarez; José Gutiérrez del Rivero; Francisco de Berrío; Francisco Espejo; Agustín García; José Vicente de Anca; José de las Llamosas; Martín Tovar Ponte; Feliciano Palacios; J. Hilario Mora; Isidoro Antonio López Méndez; licenciado Rafael González; Valentín de Rivas; José María Blanco; Dionisio Palacios; Juan Ascanio; Pablo Nicolás González; Silvestre Tovar Liendo; doctor Nicolás Anzola; Lino de Clemente; doctor José Cortés, como diputado del clero y del pueblo; doctor Francisco José Rivas, como diputado del clero y del pueblo; como diputado del pueblo, doctor Juan Germán Roscio; como diputado del pueblo, doctor Félix Sosa; José Félix Ribas; Francisco Javier Ustáriz; fray Felipe Mota, prior; fray Marcos Romero, guardián de San Francisco; fray Bernardo Lanfranco, comendador de la Merced; doctor Juan Antonio Rojas Queipo, rector del seminario; Nicolás de Castro; Juan Pablo Ayala; Fausto Viaña, escribano real y del nuevo Gobierno; José Tomás Santana, secretario escribano.

Publicación del Acta del Ayuntamiento

En el mismo día, por disposición de lo que se manda en el acuerdo que antecede, se hizo publicación de éste en los parajes más públicos de esta ciudad, con general aplauso y aclamaciones del pueblo, diciendo: ¡Viva nuestro rey Femando VII, nuevo Gobierno, muy ilustre Ayuntamiento y diputados del pueblo que lo representan! Lo que ponemos por diligencia, que firmamos los infrascritos escribanos de que damos fe.

Viaña, Santana..

Que vivan los Estudiantes!!!!


“Que vivan los estudiantes!!!”. Frase que últimamente resulta muy común, por las acciones de protesta que llevan adelante. Pero, realmente están los estudiantes aportando algo más que sus propias vidas? O, mejor dicho, alguien realmente cree que el aporte estudiantil va a crear algún fenómeno al menos “aprovechable” por parte de la oposición, que conlleve al desenlace que buscan? Veamos algo de historia sobre el movimiento estudiantil.
Maurice Bayen, en su libro HISTORIA DE LAS UNIVERSIDADES (pag. 131, La Vida Estudiantil), indica: “La situación del estudiante es una antesala, una transición entre las obligaciones escolares y las profesionales en una edad en que las inquietudes son más vivas y angustiantes: <>, escribía Paul Nizan.
La confusión de los estudiantes, sus protestas contra la autoridad, su antagonismo con la sociedad de los adultos y su agresiva susceptibilidad, son actitudes cuyas formas, frecuencia e intensidad han ido cambiando periódicamente; en la historia de las escuelas se han encontrado escritos que nos hablan de estas actitudes”
Para que un estudiante proteste, no hace falta mucho. Independientemente de su capacidad intelectual, conocimiento de la situación, convicción política o nivel económico, los estudiantes siempre serán protestatarios, y siempre, siempre, tendrán un motivo por el cual protestar. Ahora, la forma de la protesta varía desde la más intelectual, hasta la más violenta, y va desde el motivo más lógico para toda la sociedad, lo cual produce una comprensión social por la manifestación estudiantil, hasta la razón más personal e incomprendida, lo cual produce el repudio de la sociedad que se vé afectada por dicha protesta.
En los años 80, cuando gobernaban los partidos del pacto de puntofijo, y yo pertenecía a las filas de uno de los movimientos estudiantiles mas aguerridos en Mérida, fueron incontables las veces que se produjeron protestas estudiantiles. Por lo general, esas protestas estudiantiles terminaban con muchos de nosotros atrapados en una Facultad, y para salir, o se apiadaban las autoridades universitarias, quienes formaban sendos operativos, donde la prensa se encargaba de demostrar la Democracia y la bondad con la cual actuaban, llevando un bus para sacar a quienes estaban atrapados producto de la protesta; o sencillamente eran cazados por la policía, y en esa época por la Guardia Nacional, quienes se aprovechaban de la desesperación y del hambre, y esperaban a que fueran saliendo, para que, a punta de “plan de machete”, fueran llevados a otros buses, pero que en este caso iban derecho a la policía, donde por lo general metían a los protestantes en las celdas menos peligrosas, pero donde se humillaba y se maltrataba de las peores maneras. En esas oportunidades, no había nadie de esos partidos que salieran a solicitar que viniera la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a ver lo que sucedía, sino que guardaban un silencio cómplice, por cuánto, en ese ir y venir de la política venezolana, en algún momento les tocaría aplicar las mismas tácticas.
Muchos fueron los que hicieron huelga de hambre en la cárcel para lograr llamar la atención del gobierno, y por supuesto, nadie murió en esas huelgas de hambre…. De huelgas de hambre, hay muchas historias. En mi caso, no participé como “huelguista” en ninguna, pero si fuí parte del equipo que se encargaba de la logística, que en principio esperaba a altas horas de la noche, para buscar la “reina pepeada”, o la de carne mechada, o la que hubiese, que se buscaba en alguna arepera ubicada cerca de los sitios habituales de lucha estudiantil, ya que los dueños preferían dar muchas arepas “gratis”, a cambio de inmunidad a la hora de la quema de locales. Así, el maíz procesado era distribuido, en un acto de renovación nocturna de la huelga de hambre. No había huelga que no se hiciera de esa manera, al menos hasta donde alcanza mi conocimiento. Claro está, los objetivos se lograban, y siempre había uno mas débil que otro (era raro en ese entonces ver mujeres en estas lidias, aunque las pocas valían por todas las que no se metían) que terminaba desmayado, o con una baja de azúcar, o cualquier otro mal, que no era de extrañarse, si quien sufría el “descalabro” era alguien que comía mucho y durante todo el día, de manera que restringir la ingesta a una sola comida, en la madrugada, definitivamente conllevaba a un “crash” de la salud.
Por otro lado, todos, todos los seres humanos mas temprano que tarde terminamos entendiendo que en la vida nadie procede “por amor al arte”; siempre, siempre hay un interés detrás de todo. En el caso de las protestas estudiantiles, por lo general, quienes lideran los movimientos estudiantiles tienen su agenda oculta, y quienes los siguen sencillamente son instrumentos que le permiten cumplir a cabalidad la misma. Fueron muy pocos los casos en que eso no sucedió…
El autor Felipe-José de Vicente, en su libro CONFLICTOS E IDEOLOGÍAS EN LA UNIVERSIDAD (Capítulo II, La Crítica Social de los Estudiantes, pag. 25), escribe:
“El 72 por 100 de los estudiantes entrevistados por un instituto francés declaraban que <> les había influenciado como motor de la explosión de Mayo rojo.
Los estudiantes se han percatado que la sociedad les ha dejado solos, no quiere saber nada de ellos. En el inicio de la protesta, o mejor, de las quejas, está este banderín de enganche: <>” … “El universitario se queja de que la sociedad no le ampare facilitándole puestos de trabajo, no le ayude económicamente en sus estudios y no le haga caso en sus reivindicaciones. A los jóvenes se les masifica, se les somete a un proceso de producción en serie, se les exige un rendimiento y… ya está. Esta triste situación hacía escribir a la profesora de la Facultad de Letras de Niza, Francoise Frisch, que <>”.

En un ejercicio de analogía, los estudiantes son un combustible de muy alto octanaje del que se dispone, casi en forma infinita. Pero, este combustible tiene algunas características: por ser de tan alto octanaje, no sirve para poner en marcha el motor; y también, por ese alto octanaje, si no se maneja adecuadamente, puede regarse, dispersarse, y ante cualquier pequeño detonante, quemarse por completo, y habría que esperar quien sabe cuánto para poder tener la cantidad necesaria para utilizarlo y darle ese empuje final al vehículo.
Hoy en día veo con profunda preocupación como lo que se supone que es la lucha estudiantil es liderada por un abogado que fué candidato a alcalde; mediáticamente, un ex-alcalde con aspiración a presidente es el vocero de los estudiantes; en las televisoras donde se repudiaban las acciones “vandálicas” estudiantiles, ahora prácticamente se tienen 24 horas de cobertura de noticas sobre acciones estudiantiles; vemos presidentes de FCU que lo que están es preparándose para las elecciones a la Asamblea Nacional, y lo que me parece peor aún, pareciera que el término “estudiante” solo se refiere a quienes se oponen al gobierno actual, sin recordar que también hay estudiantes que están de acuerdo con el gobierno. Ahora, una pregunta interesante es: y por qué el gobierno no utiliza a esos estudiantes, SUS estudiantes a que enfrenten a los otros, los que si parecieran ser reconocidos como estudiantes? Es hasta enredada la pregunta, pero quizás en la respuesta se podría encontrar la salida a evitar que, por una causa que no es propia de los estudiantes, resulte muerto de hambre alguno que no acepte, en honor a la causa que defiende, esa arepa trasnochada que le ofrecen sus compañeros.
Obviamente, según su visión, están luchando por el futuro del país. En ese contexto, es lógico que el resto de los venezolanos que apoyen esa lucha estén con ellos. Pero, sería interesante ver quienes los van a apoyar con abogados, medicinas y cobertura mediática cuando protesten por falta de pupitres, de libros, o porque la comida esté podrida en el comedor, o porque no tienen como pagarse su estadía en una ciudad donde esté la universidad, o por el precio de los pasajes… Sería interesante ver a los alcaldes, ex-alcaldes, ex-candidatos a alcaldes, haciendo huelga de hambre por esas causas, en un ejercicio del famoso “hoy por ti, mañana por mi”. Sería más interesante aún ver a quienes hoy en día soportan la lucha estudiantil, viendo como ayudan a las familias que se sacrifican con la aspiración de que se gradúe el hijo o hija, para ver si se cumple la esperanza de salir de la situación económica que viven al contar con un profesional en la familia.
A pesar de considerar que se está perdiendo un tiempo y un esfuerzo valioso con esa huelga de hambre, ya que por una parte, el objetivo de “hacer reflexionar al gobierno” no se va a lograr, y por otra, los que están perdiendo clases son, precisamente, los estudiantes, con lo cual lo que lograrán es hacer mayor el período de paso por la Universidad, para que mañana, cuando busquen trabajo, les digan: “pero tu tardaste demasiado en la universidad”, y a pesar de las explicaciones, fotos y videos de estos momentos en los cuales defendieron la democracia, simplemente preferirán a algún otro profesional que en realidad si haya cumplido con su papel de estudiante, apoyo y siempre apoyaré las luchas estudiantiles. Pero eso sí, sólo aquellas que realmente lo sean, y cuando sean compartidas, esperaré que al menos la compañía no solo sea numérica o logística, sino que al menos, por algunas horas, se pongan con ellos, hombro a hombro, a esperar la llegada de la arepa madrugadora, y que no solo sea un ejercicio de sacrificio del mas pendejo.
Esta situación siempre estará presente. Por ahora, recordemos la canción de Violeta Parra donde magistralmente se describe a los estudiantes, y que hizo famosa Mercedes Sosa, a quien hemos perdido físicamente…

Que vivan los estudiantes,
jardín de nuestra alegría,
son aves que no se asustan
de animal ni policía.
Y no le asustan las balas
ni el ladrar de la jauría.
Caramba y zamba la cosa,
qué viva la astronomía!

Me gustan los estudiantes
que rugen como los vientos
cuando les meten al oído
sotanas y regimientos.
Pajarillos libertarios
igual que los elementos.
Caramba y zamba la cosa,
qué vivan los experimentos!

Me gustan los estudiantes
porque levantan el pecho
cuando les dicen harina
sabiéndose que es afrecho.
Y no hacen el sordomudo
cuando se presente el hecho.
Caramba y zamba la cosa,
el código del derecho!

Me gustan los estudiantes
porque son la levadura
del pan que saldrá del horno
con toda su sabrosura.
Para la boca del pobre
que come con amargura.
Caramba y zamba la cosa,
viva la literatura!

Me gustan los estudiantes
que marchan sobre las ruinas,
con las banderas en alto
pa’ toda la estudiantina.
Son químicos y doctores,
cirujanos y dentistas.
Caramba y zamba la cosa,
vivan los especialistas!

Me gustan los estudiantes
que con muy clara elocuencia
a la bolsa negra sacra
le bajó las indulgencias.
Porque, hasta cuándo nos dura
señores, la penitencia.
Caramba y zamba la cosa,
qué viva toda la ciencia!
Caramba y zamba la cosa,
qué viva toda la ciencia!

Banco Social: opción o utopía?




Tenemos un gobierno socialista. De eso no puede quedarnos duda. Económicamente hablando, el socialismo, nuestro socialismo, el del siglo XXI, se contrapone al capitalismo. Sin ánimo de hacer un análisis particular de ambos términos, lo cual, además, escaparía del alcance que pretendo de este artículo, pretendo presentar una situación contradictoria a la cual me enfrento, y que con toda seguridad muchos mas también la viven.

Hace algún tiempo, como cliente del Banco de Venezuela, recibí un día una llamada donde me ofrecían una tarjeta de crédito PLATINUM, o mas bien, me informaban que “había sido seleccionado para darme una”. Aunque esto me pone un poco nervioso, porque para mi mas que capacidad de crédito, o crédito potencial, lo veo como capacidad de endeudamiento, es decir, problema potencial. Sin embargo, decidí aceptar la oferta, y luego de algunas preguntas, me dijeron que esperara 2 o 3 semanas para que me llegara la susodicha. En estos día, muchos después de la fecha en la cual supuestamente iba a recibir la tarjeta, recordé la operación, extrañado de no haber recibido ni la tarjeta, ni noticias de la misma. Por supuesto que procedí a llamar y a denunciar el hecho, tratando de evitar el caso tan común (lamentablemente) de que emiten una tarjeta a nombre de uno, y viene otro y se la rumbea, dejandole el embrollo a quien nada tuvo que ver en el hecho. Pues resultó que, por una parte, nadie sabia nada del ofrecimiento realizado, y en algún momento, uno de los operadores con quienes hablé, me dijo que la razón podía ser el cambio de dueño. Y es que en el proceso, el Banco de Venezuela pasó de ser un banco español (e imperial, por supuesto), a ser de verdad el Banco de Venezuela, con lo cual hasta desapareció el “gordito” que tan jocosamente nos entretenía en la publicidad del otrora Banco de Venezuela Grupo Santander. Regresando al tema que trato, aparte de quedarme sin mi PLATINUM, pues me puse a pensar algunas ideas al respecto. Entre ellas, me pasó por la mente el hecho de que un banco es, a mi entender, una herramienta típica capitalista, si se ve desde el punto de vista de que el negocio es prestar dinero, y cobrar intereses por el mismo. Esto se traduce casi literalmente en la explotación del hombre por el hombre; puede tener sus “bemoles”, pero estemos claros en que un banquero no tiene ningún interés “social” en el núcleo de su negocio, mas allá de que si conozco casos muy loables de aportes importantes a obras sociales. En fin, que siguiendo con los pensamientos, me puse a tratar de meter un cuadrado en un círculo, al buscar la forma que podría o debería tener un banco para ser un instrumento “socialista”. Esto podría obtenerse si se tiene una institución que le presta a la gente dinero para que resuelvan sus necesidades (personales y/o empresariales, aunque en el socialismo no cabe este término), y que cobre muy pero muy bajos intereses, mas para que la gente se sienta obligada a pagar que por otra razón, y en un tiempo que limite con el infinito. Eso resume para mi una organización que podríamos ver como un “banco social”.
Ahora bien, regresemos al caso de nuestro nuevo Banco de Venezuela de verdad de Venezuela. Tomemos un atajo por un momento, relacionado con el Banco Industrial de Venezuela. Quizás la debacle de este Banco, se debe, precisamente, a que fué un primer intento de tener un “banco social”, pero, aprovechandome del genio de De Bono, se utilizó el sombrero capitalista en una muy buena intención socialista, y ahí vemos el resultado, con preso y todo. Ahora, regresando a nuestro nuevo Banco de Venezuela, se me ocurre a mí que quizás puede que lleguemos a la meta del “banco social”; Pero esto significaría que habría que tener muestras fehacientes del hecho. Por ejemplo, a aquellas personas que tienen créditos con ese banco, por ejemplo, de vivienda, deberían bajarselos mas, mucho mas, casi hasta cero, y darles mucho tiempo para pagar; un cambio radical sería, retomando el tema del comienzo de este artículo, que las tarjetas de crédito dejen de ser tales. Esto se traduce en que, en principio, este nuevo banco socialista debería eliminar las tarjetas de crédito, de manera que, por una parte, a partir de ahora no otorguen mas, y a los que tienen de cuando era un banco capitalista, condonarles la deuda y que no gasten mas. El siguiente paso, es que en lugar de tarjetas de crédito, den mas bien tarjetas de débito, sin límites, o en última instancia, con un límite que sea equivalente a lo que le toca a cada venezolano por cuenta de la renta petrolera. Pero UN MOMENTO! eso lo he escuchado antes!!!!!! Pues miren a donde he llegado? Resulta que quien se supone que era el continuismo de las cúpulas podridas, el paladín del capitalismo, propuso una idea mas socialista que cualquiera de las que provienen de los socialistas mesmos! LA TARJETA DE DEBITO SOCIAL “MI NEGRA” es el deber ser de un banco social, o mejor dicho, socialista!.

Por ahora, seguiré esperando que en cualquier momento me llamen para decirme que, en lugar de una PLATINUM, necesitan mi dirección para enviarme “MI NEGRA”. Suena medio alocado, pero hay suficientes evidencias de que pueden suceder cosas que pensamos que jamás sucederían, así que por qué perder la esperanza de que algún día tengamos bancos sociales de verdad?

Hasta la próxima, donde espero estar presentando el nuevo juego que se pondrá de moda: EL SOCIOPOLY!!!

Si … fuera venezolano (II)


Traslademos nuestro pensamiento, por un momento, al hecho de contar con un BATMAN en nuestro pais. De hecho, debemos ubicarlo en Caracas, ya que es una ciudad con algunas caracteristicas similares a las de Ciudad Gotica. Recientemente tuve que ir a San Bernardino, y de salida, como a las 9 de la noche, me perdi. Necesitaba ir hacia El Paraiso, y la perdida fue tal, que de repente, cuando pude reconocer algo, estabamos casi enrumbados hacia la bandera. Por supuesto que me regrese, y finalmente, despues de un gran susto, pude llegar a mi destino. Pero lo que mas me sorprendio, fue la falta de luces, por una parte, y de avisos por otra. Eso hizo que despues, viendo en television las distintas versiones de BATMAN, pudiera darme cuenta que Caracas de noche es muy parecida a Ciudad Gotica: muy oscura y misteriosa…

En esta Caracas nuestra, estaria nuestro heroe tropicalizado. Una caracteristica de este personaje, comun a la mayoria de los superheroes, es que tiene dos frentes: uno donde es una persona mas de la sociedad, y otro como el superheroe que es. En el caso de un Batman venezolano, tendriamos que comenzar dejandole su nombre original: Bruce Wayne. La razon? principalmente porque para ser un empresario multimillonario, “playboy” y filantropo, pues nada mejor aqui en venezuela, para hacer creible la “manpara”, que tener un nombre “gringo”. Nadie se va a creer que “Bruno Diaz” va a ser todo eso. Pero “Bruce Wayne” si, aun si viviera en Petare!

Siendo un multimillonario como es, habria que ubicar una casa como la que le corresponde. Considero que deberia estar ubicada por los lados de El Bosque, por ahi por el Country Club. Alli pasaria desapercibida una casona como la que debe tener, para dar contexto a su personalidad de multimillonario, pero a la vez, para su alter-ego, estaria suficientemente bien ubicado para salir, cuando lo llamen, a luchar por la justicia. Esto ultimo conlleva a pensar, por donde saldria para que no lo descubran? Pues bien, habria una serie de tuneles, que definitivamente lo dejarian salir, en el Batimovil, por la cota mil, y en caso de que necesite salir en una lancha, pues algun sistema de tuneles lo llevaria al Guaire. Para el tema de un avion, tendria que utilizar el aeropuerto de la Carlota, pero eso es un poco mas dificil…


Batman seria un caso bien particular: como Bruce Wayne seria parte de la oligarquia rancia, y con toda seguridad, sus antepasados, incluso su fiel mayordomo Alfred, deben haber pertenecido a algun partido de la epoca de las cupulas podridas, especialmente Accion Democratica. Su juventud debe haber sido entre las operaciones “mosca” y “galope”, con lo cual con toda seguridad aprendio las tacticas politico-partidistas de la epoca. Pero como Batman, estaria al servicio de la revolucion. Veamos por que.

Para comenzar, Batman, por lo general, responde al llamado que, en Ciudad Gotica, le hace el Jefe de la Policia; aqui, seria un grave problema, pues con toda seguridad, cada municipio tendria una bati-señal, por lo cual, el cielo, cada noche, pareceria un plato de espaguetis con el cruce de las señales de cada jefe de policia. Por ello, tendria que hacer un trabajo de seleccion a ver quien necesitaria mas de su ayuda, mas aun si consideramos que el no tiene superpoderes, sino que simplemente usa su intelecto, apoyandose en la ciencia y la tecnologia para lograr su fin. En ese trabajo de seleccion, podria descartar al municipio Chacao, ya que tienen una buena policia y se siente bastante seguridad; tambien dejaria sin bati-señal a Baruta, por ser un caso similar, aunque no igual, al de Chacao, y de paso estaria muy lejos de lugar de origen, y no hay mucho edificio de donde andar guindandose y saltando. De Sucre, habria que estudiar el caso. Quizas podria dejarle una bati-señal, con las instrucciones de utilizarla solo en caso de EXTREMA emergencia, por lo cual, quedaria practicamente atendiendo en forma exclusiva al municipio Libertador. Claro, habria tambien un conflicto de intereses, ya que obligatoriamente tendria que dejarle, al menos, un batitelefono al Alcalde Mayor, pero dadas las circunstancias, este solo lo va a llamar para que vaya a alguno de los municipios que por las razones antes expuestas, no atiende, asi que mejor es que no le deje nada. En conclusion, solo el Alcalde de Libertador contaria con este paladin de la justicia para apoyarlo. 

Por otro lado, su actividad filantropica estaria dirigida a apoyar aquellas causas que coadyuven a reducir el impacto de la pobreza en la gente. Aqui si podria apoyar a causas en distintos municipios, aunque se sentiria al menos “extraño”, ya que con toda seguridad seria permanentemente acusado de estar apoyando a los “golpistas”, que siempre buscan la manera de conseguir los fondos de cualquier buen samaritano. 


En cuanto a lo que he dicho anteriormente, relacionado con el uso de la ciencia y la tecnologia, pues Batman necesariamente tendria muy buenos contactos en el gobierno. Por medio de CONATEL conseguiria alguna frecuencia reservada para el; Podria aprovechar el satelite “Simon Bolivar” de manera de poder contar, en todo momento, con la informacion que requiere. Definitivamente, alguien en la Corporacion Electrica Nacional le habra de permitir conectar su bati-señal, de manera que no se quede media ciudad sin servicio electrico cada vez que lo llamen. De alguna manera, de PDVSA deben enviarle gasolina a su baticueva, porque definitivamente no va a andar por ahi en las bombas. Aunque quizas aproveche de colocar el sistema de Gas Natural, gracias a algun contacto en el gobierno tambien, de manera de depender cada dia menos del asqueroso y contaminante petroleo. 


Aunque es algo que lo caracteriza, nuestro Batman definitivamente viviria debatiendose entre el bien y el mal, inclinandose algunas veces hacia un lado, y otras hacia el otro. Su tipico color negro le permitiria “mimetizarse” con la oscuridad que caracteriza a nuestra ciudad, y sus dos personalidades le permitirian sobrevivir mejor que cualquiera de nosotros, simples ciudadanos, ya que gozaria de lo mejor de los dos mundos que, por ahora, nos separan a los venezolanos.

Si… fuera venezolano


En estos días he estado pensando en algunos personajes que regularmente veo en series de televisión, y de repente se me ocurrió el hacer el ejercicio de suponer como sería su historia si fueran venezolanos. Así, se me ocurrió pensar que sucedería si Superman fuera nativo de nuestro país.

Para comenzar, si se quiere pasar desapercibido, en lugar de Clark Kent, debería llamarse Carlos Perez. Carlos Perez debería ser reportero, pero dadas las circunstancias actuales (y desde hace rato) en las cuales vive venezuela, ser reportero le quitaría mucho de su tiempo, si no todo. Para estar metido en la jugada, podría estar en algún periódico, pero la realidad venezolana obligaría a que fuese mas bien reportero de algún canal de televisión. Así, debería trabajar o en Globovisión, o en Venezolana de Televisión. De esta manera, tendría su tiempo bien comprometido con el sólo hecho de estar tras la noticia, y debido a que aquí en venezuela todo el mundo quiere estar dando declaraciones, pues estaría muy entretenido y le sería bien difícil “desaparecerse” para cumplir su trabajo como Superman. Pero, evidentemente Carlos Perez no podría dedicarse a la fuente política. Allí no tendría mayor cosa que hacer, o en última instancia, su futuro sería muy pobre si se dedica a esa fuente. El cubrir la fuente de política significaría dedicarse, principalmente, a la persecución de la corrupción, labor que ya tiene su paladín, desde hace 10 años. Según entendemos, no valdría la pena luchar contra la corrupción, ya que la misma murió cuando se acabó con el pacto de punto fijo, de manera que la corrupción está erradicada de nuestro país desde ese entonces.

Para que Superman sepa que hacer, Carlos Perez debería dedicarse o a la fuente de justicia, o a la de sucesos. La de justicia no le sería tampoco de mucha utilidad, ya que no habría nada mas ridículo que Superman en los tribunales o en la Fiscalia. Como es un héroe, no puede cobrar por sus servicios, por lo cual tampoco le serviría para hacerse millonario, como les ha sucedido a algunos defensores, de ambos lados, que les ha tocado esa labor. Por ello, lo mejor sería que Carlos Perez cubra la fuente de sucesos. Pero esto también tendría sus problemas. Si Carlos Perez trabajara en el canal del estado, y se basara en las cifras del CICPC, pues tendría mucho tiempo libre; pero si por otra parte, cubriera la fuente de la oposición, tendría que convocar, en forma inmediata y sin demora, a la liga de la justicia para que lo ayude. Pero como no se puede ir en contra de lo que insiste el Gobierno que sucede, pues Carlos Perez entrevistaría de vez en cuando al Director de la CICPC, al Ministro del Interior, y de vez en cuando apoyaría en la transmisión de alguna huelga en alguna carcel. La mayor parte del tiempo, como Superman, estaría desocupado, quizás volando por Caracas a ver si consigue algo que hacer, y de desfile en desfile, cuidándose de los Sukhoi nuevos, que van de aquí para allá y de allá para acá todo el tiempo.

Obviamente, Carlos Perez, a sus 30 y tantos años, debería al menos tener una novia. De lo contrario, nadie le va a creer que las ojeras son porque en la noche “lucha por la justicia”. Mientras trabaja como Carlos Perez, no habria problema, ya que saldría permanentemente en la televisión, razón por la cual su novia estaría muy orgullosa de él, pero si de vez en cuando sale a “arreglar” algún problema con un azote de barrio, debe tener unas muy buenas excusas. Como es el ritmo de vida en la capital, tendría unas ventanas de tiempo entre las 5 de la tarde y las 8 de la noche, en las cuales podria salir, aprovechando que vuela, a hacer lo suyo, y al llegar a su casa podria decir, como todo caraqueño: “mi amor, me agarro una cola que no te imaginas”. También en las mañanas podría utilizar el mismo truco, aunque si es raro que agarren a un malandro, mas raro aún es que lo hagan en la mañana, por lo cual, para mantenerse “bajo perfil”, tendria que hacerlo en la noche.

Otro problema seria que hacer con los malandros que agarre. En “Metropolis” hay una sola policía, pero aqui no. Quizás deberia cargar un GPS, con “Google maps” instalado, para saber en qué municipio está agarrando al “choro”. Así, podrá saber a que policía se lo entrega, y Dios lo guarde de pasar de un municipio a otro, a menos que sea en una “persecución en caliente”, en cuyo caso, deberia ir a la Fiscalia a dar las respectivas declaraciones, que no causaran mayor efecto que abultar algun expediente almacenado bajo la “S” de Superman.

Obviamente, Superman es “YANKEE”. Es un yankee de los grandes, el mas representativo de ellos, y no un “piti-yankee”, de manera que seria demasiado dificil pensar en que viviria aqui, a pesar de la intención que tenga. A pesar de no ser humano, y de que no conocemos su anatomia, obviamente tiene su corazoncito. Y como todo ser con un corazoncito, podria aguantar que lo llamen “yankee de mierda” una, quizas dos veces, pero a la tercera, estoy seguro que montaria en colera, y dirigiria la misma en contra de las instituciones del pais, destruyéndolo todo a su paso. Esto originaría que la cancillería se viera obligada a expulsarlo del pais, con lo cual terminaríamos viendo a Superman en algún bar, lamentándose por el día en el cual pensó venir a Venezuela a ayudar a resolver los problemas mas profundos que tenemos con respecto a la lucha contra el hampa…

Ojalá pase aunque sea de vacaciones. El sueldo que se mete como reportero del “Daily Planet” no lo usa sino para reponer los trajes que rompe cada vez que sale a luchar por la justicia, por lo cual todos esos dólares podría dejarlos aquí, en Venezuela, donde podría recorrerla de punta a punta, con algún plan “todo incluido”, y “sukhoi free”.